jueves, 19 de enero de 2017

Películas - Principios de Siglo: The Big Swallow (1901)


THE BIG SWALLOW (07/10)

Un nuevo ejemplo de cortometraje de principios de siglo, mucho más interesado o interesante por la técnica que por la historia en si. Los apenas 65 segundos de duración abarcan basicamente lo que un hombre algo enojado tarde en acercarse a la cámara y engullir tanto a esta como al cameraman.
Dicho esto, lo realmente interesante viene al conocer el contexto del propio cortometraje. Para ello primero debemos hablar de su director, el británico James A. Williamson (1855-1933), el cual, como muchos otros de su época, podemos considerar pionero del séptimo arte. Aunque Williamson trabajaba realmente como farmacéutico, su pasión era la fotografía. Tanto era así, que llegó  a trabajar para Kodak vendiendo productos químicos para el revelado de fotografías en su tienda. Junto a un grupo de conocidos como William Friese-Greene, Robert W. Paul, George Albert Smith, que más pasarían a ser conocidos como la Escuela de Brighton, empezó a experimentar por su cuenta realizando su primer cortometraje en 1896, Devil's Dyke Fun Fair. A este le seguirán unos cuantos más antes de terminar el siglo XIX. En 1900 conoce su primer éxito, Attack on a China Mission, relacionado con el levantamiento de los boxers. Al año siguiente estrena tres de sus trabajos más conocido, siendo uno de ellos el que nos atañe hoy: Fire!, Stop Thief!, y por supuesto, The Big Swallow, el cual ya hemos descrito al comienzo del artículo. 
El cortometraje, a diferencia de otros de Williamson donde si encontramos una historia o algún tipo de narración, es una excusa para llevar a cabo un simple truco de montaje, pero que a la postre resultará de capital importancia en lo relativo a la técnica. The Big Swallow puede ser considerado como el primer ejemplo cinematográfico de primer plano poco antes de que el personaje principal engulla la cámara. Es sin duda alguna el trabajo más conocido de Williamson, y uno de los más importantes de la Escuela de Brighton, pero no el único. Es gracias a cortometrajes como este, unido a otros de esta misma época, que estos auténticos pioneros del cine crearon de la nada el lenguaje cinematográfico (o al menos dieron los primeros pasos) tal y como lo conocemos hoy, alejándose de la teatralidad y la fijadez de cámara de Méliès. El primer plano, es solo un ejemplo, pero encontramos otras técnicas de vital importancia como el montaje como elemento narrativo; montaje paralelo; el travelling; plano y contraplano; o el uso de escenarios reales...
Williamson llegaría a fundar su propio productora, la Williamson Kinematographic Company, y seguiría realizando películas hasta 1910. Después de eso, su compañía siguió trabajando principalmente en la construcción de nuevos tipos de cámara y celuloide los cuales fueron de gran utilidad para la aviación británica durante la primera guerra mundial.

Aquí podéis ver el cortometraje:

@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...