viernes, 22 de enero de 2016

Películas - Años 50: Vacaciones en Roma (1953)


ROMAN HOLYDAY (6/10)

-¿Es esto el ascensor?
-No, mi apartamento.

Tenía ganas de empezar el año con una de esas cintas que todo cinéfilo venera allá por donde va. Una de esas películas míticas a las que apenas se le puede meter mano salvo para glorificarla una vez más. No soy de los que buscan realizar una crítica despiadada sobre un título meramente para dar un toque de atención o generar mayor número de visitas, no. Este blog no me genera mayor beneficio que el de compartir afición por el cine con otros como yo. Cuando se da el caso, prefiero no hablar de la cinta (siempre que se trate de cine clásico), y salvo unas pocas excepciones, no encontraréis nada parecido en esta página. Aunque siempre hay excepciones, y la razón por la que hablo de Vacaciones en Roma es que está dirigida por uno de mis directores predilectos, William Wyler, un nombre sinónimo de calidad. Repasas su filmografía y no haces más que encontrar grandes títulos. Pero como la perfección no existe, me veo obligado a bajar de las nubes al que, por otro lado, considero el director perfecto.
La película nos lleva hasta Roma, última parada de la gira europea de la princesa Ana, heredera de la corona de un país centroeuropeo que jamás se menciona. La joven, cansada de sus continuas y aburridas obligaciones, decide fugarse una noche para conocer la ciudad. Durante su huida conocerá a Joe Bradley, un apuesto periodista norteamericano residente en Roma que al descubrir la verdadera identidad de Ana decidirá ejercerle de guía por la ciudad para, en secreto, llevar una exclusiva a su redactor, a costa de la princesa, con lo que comprar el pasaje de vuelta a su añorada patria. Sin embargo, con el paso de la horas, y tras conocerse mejor, Joe y Ana no podrán evitar enamorarse, lo que pondrá a ambos en la tesitura de abandonar sus obligaciones para permanecer juntos o no.
Wyler arrancó la década de los años 50s tal y como había cerrado la de los 40s, de manera exitosa. Trás los éxitos de Detective Story, con Kirk Douglas, y Carrie, con Laurence Olivier y Jennifer Jones, el ecléctico director decide apostar por una comedia romántica, género que no tocaba desde hacía casi 20 años. Para ello, se arriesga al adquirir el guión de Roman Holyday, de Ian McLellan Hunter, alias de Dalton Trumbo, uno de los Diez de Hollywood, acusado por el Comité de Actividades Antiestadounidenses y apartado de Hollywood por los dueños de los estudios, la prensa, y demás asociaciones de actores republicanos y/o conservadores. Wyler decidió apostar por una jovencísima actriz, hasta entonces desconocida para el gran público, Audrey Hepburn, quien venía de triunfar en Broadway tras protagonizar el musical Gigi. El director se decidió por la actriz belga en detrimento de Elizabeth Taylor, tras la excelente prueba de cámara de la primera. De manera que si contaba con una actriz desconocida, resultaba necesario que su pareja en escena fuese un actor de renombre. Se le ofreció el papel a Cary Grant, aunque este declinó la propuesta, alegando que la diferencia de edad sería un escollo difícil de sortear (curiosamente coincidirían finalmente diez años después en Charada). El papel fue a parar finalmente a Gregory Peck, quien siempre mantuvo una excelente relación con Hepburn, y quien obligó a los productores a que el nombre de la actriz apareciese junto al suyo y al mismo tamaño en los posters y carteles promocionales ya que veía en ella una futura estrella.

Quizás la mejor decisión que se tomó durante la producción (junto a dar el papel principal a Audrey Hepburn) fue la rodar en exteriores por las calles de Roma en vez de en estudio para recrear la aventura de 24 horas por parte de Ana junto a Joe Bradley. La plaza de España, la Fontana de Trevi, el Castillo de San´t Angelo, la Via de los Foros, la Boca de la Verdad... todas hermosas localizaciones de la ciudad eterna que sirven de trasfondo al romance que Trumbo y Wyler cuecen a fuego lento entre la princesa y el periodista... pero ni siquiera el talento de estos dos artistas logra una crear una historia, en mi opinión, digna de recordarse. Partiendo de la base que el argumento en si es prometedor, y que la dirección por parte de Wyler es sobresaliente como nos tiene acostumbrado, el problema radica en el desarrollo de la propia historia. Demasiado forzado en ocasiones. Buscando emular las comedias románticas de los años 30 y 40 propias de George Cukor o Frank Capra (no podía dejar de pensar en Sucedió una noche). Sofisticación y enredo que en el caso de Vacaciones en Roma brillan por su mal desarrollo. Centrado en realizar una crítica a las aristocracias y monarquías europeas, Trumbo olvida por completa crear una historia de amor con vida propia que permita al espectador creer lo que está viendo. O al menos, al espectador que firma esta crítica. En todo momento, tanto la princesa como el periodistas parecen mucho más interesados en recorrer la ciudad y obtener una exclusiva, respectivamente, que en ellos mismos como personas. No es hasta casi la conclusión de la película cuando surge realmente la historia de amor entre ellos, la cual termina con un gran final y que si reconozco estar a la altura de todo lo que he oído y leído sobre esta cinta. A pesar de todo ello, Trumbo logró el Oscar por su trabajo como guionista (Oscar que no le fue reconocido hasta casi 20 años después de su muerte), de la misma manera que Audrey Hepburn, que si que pudo alzar la estatuilla dorada aquel año, pasando a ser una de las grandes estrellas del momento, tal y como vaticinó Gregory Peck.


Si bien no tendré en cuenta esta película a la hora recordar mis títulos favoritos, si que recordará tres momentos clave, como la divertida escena en moto, el soberbio final, y por supuesto, la escena en la Boca de la Verdad, la cual tuvo bastante de improvisado, ya que tras una broma por parte de Peck a Hepburn en la que este simuló que perdía realmente la mano, Wyler decidió rodar la escena para tener la genial reacción de la actriz.



@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...