jueves, 17 de diciembre de 2015

Películas - Años 20: La viuda del párroco (1920)


PRÄSTÄNKAN (8/10)

-Construimos nuestra felicidad con la muerte de otra persona como esperanza.

Mucho tiempo que no traigo alguna joya del cine mudo, y es algo que me pesa ya que se trata de una de las etapas de la historia del cine que más me fascinan. Más como fueron aquellos años (Berlín, París, Hollywood) y la evolución del lenguaje cinematográfico que por las propias películas. A pesar de todo, no cuesta mucho encontrarnos con cintas que aún a día de hoy sigue sorprendiendo al espectador por la intensidad, fuerza y calidad de la misma. Y entre toda esta afluencia de nuevos directores dispuestos a revolucionar el mundo del cine por su modo de enterder el mismo, nos encontramos con el curioso caso de Carl Theodor Dreyer, director de origen danés que supo caracterizar a sus películas con un estilo único, característico, y sin apenas ningún tipo de influencia externa. A él le debemos obras como El Presidente, Los Estigmatizados, La Pasión de Juana de Arco, Vampyr, Dies irae, Ordet o Gertrud. La película que nos ocupa hoy merece, sin duda alguna, un lugar entre los films anteriomente mencionados.
La historia  nos traslada hasta la Dinamarca del siglo XVII en la que Söffren, un joven que acaba de terminar sus estudios para ser predicador, busca una parroquía de la que hacerse cargo de manera que pueda establecerse y casarse con su prometida, Mari. Tras competir con otros dos candidatos, obtiene el cargo de párroco tras ser elegido por la viuda del anterior, Margarete. Lo que el joven protagonista no sabe es que la tradición considera que el nuevo párroco ha de casarse con la viuda del anterior, de manera que Söffren aceptará casarse con Margarete, cincuenta años mayor que él con la esperanza de que muera pronto y así poder casarse con Mari.
Dreyer acababa de estrenar El Presidente, un año antes, y en esta ya muestra sus principales inquietudes como cineasta. Retratar con un prisma crítico, en mayor o menor medida, la sociedad, tanto de su época, como la de épocas anteriores pero cuyas costumbres y maneras siguen arraigadas en su actualidad. Su primer trabajo trataba sobre la diferencia de la justicia moral, y la justicia "de los hombres", y de la consecuente injusticia surgida cuando hombres, en condición de tomar la decisión final, pecan de cobardía a la hora de hacerlo al verse incapaz de discernir entre los dos tipos de justicia. En su segundo trabajo, La viuda del párroco, Dreyer vuelve a tocar el tema de la religión y las costumbres, y su importancia en la vida de las personas. Como estas afectan las decisiones de estos, incluso a los más implicados en las mismas (el caso del nuevo párroco y la viuda del anterior), pero que paradojicamente, no se ven alteradas de ninguna manera. La historia en si no tendría mucho más valor sin el desenlace de la misma, en la que Söffren, y por ende el espectador, descubren como la viuda también sufrió en sus propias carnes a causa de la tradición de que el párroco debía casarse con la viuda del anterior al heredar su iglesia y congregación. Ella misma llegó a aquel pueblo acompañando a su prometido, el cual aspiraba a hacerse con el puesto de párroco. Sin embargo, se vio obligado a casarse con la anciana viuda del anterior, con la esperanza de que su pronta muerte les permitiese contraer oficialmente matrimonio. Söffren confiesa la verdad sobre Mari a Margarete, pero esto no hace más que apiadarse de ellos y, quebrantando la tradición, permite a Mari vivir con el como si de su mujer se tratase, con la esperanza de borrar su pecado ante Dios.

Conociendo el tono sobrio de las películas posteriores de Dreyer, me sorprende encontrar en este un tono de comedia que alterna con el drama, no sin mucho éxito en mi opinión. Estos serían los momentos en los que Söffren trata en vano de verse con Mari a escondidas sin que Margarete les descubra. La historia pierde fuerza y credibilidad en dichos momentos y eso, en mi opinión, desmejora una, por otra parte, gran película.
A pesar de todo, siempre merece la pena redescubrir clásicos europeos como estos firmados por un director de una gran importancia, como fue Carl Theodor Mayer.

@solocineclasico

1 comentario:

  1. Los mejores vídeos porno antiguo en http://elmejorpornoantiguoenlinea.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...