miércoles, 25 de noviembre de 2015

Películas - Años 60: El buscavidas (1961)


THE HUSTLER (9/10)

-Has nacido para perder.

Podrás defender por el resto de tu vida una película cualquiera como la mejor en tu opinión, encontrar a otros que te respalden, pero si habrá alguien quien te contradiga. Porque lo hermoso del arte es lo que despierta en nosotros. Diferentes sentimientos, diferente grado de aceptación o entendimiento. Apuntar únicamente que un producto es bueno porque nos gusta sin pararnos a analizar de manera objetiva porque lo es resulta desacertado. Puede que incluso sin gustarnos especialmente, podamos apreciarlo por lo que es. A mi me pasa con la cinta de Robert Rossen que os traigo hoy. Y es que si bien nunca me ha encandilado como a la gran mayoría, si que reconozco en ella una gran cinta. No la tengo entre mis favoritas, y tras un segundo visionado para la realización de esta crítica mi opinión no se ha visto alterada ni un ápice, pero resulta una película imprescindible para todo cinéfilo, y ahora pasamos a explicar los motivos.
Para empezar, explicar (o recordar) que la cinta, basada en una novela de Walter Tevis, nos presenta a "Fast Eddie" Felson, un hábil jugador de billar que se dedica a ir de ciudad en ciudad explotando su don para estafar a pobres ingenuos. Pero incluso entre los bajos fondos hay clases, y tras crearse una reputación por todo el país, Eddie decide enfrentarse al mejor jugador de billar del país, "Minessota Fats" (o el Gordo de Minessota), quien no ha perdido una partida en 15 años. Aunque el Gordo comienza ganando, Eddie logra recuperarse y vence, logrando ganarle más de 18000 dólares. No contento con ello, y tras muchas horas jugando sin descanso, un Eddie fuera de si decide continuar, lo que a la postre le llevará a perder todo lo ganado. Tras perderlo todo, abatido por la dura derrota, y sin posibilidad de ver la luz al final del túnel, nuestro protagonista conoce a Sarah, una joven con la que entabla una relación que le hará replantearse, con no poco recelo, su modo de vida. Inseguro, coincidirá con el manager del Gordo, Bert Gordon, un hombre sin escrúpulos que vive para ganar y hacer dinero a costa del talento de otro. Gordon buscará dar una nueva oportunidad a Eddie para convertirle en un nuevo campeón, siempre que responda ante él. 
Esta película desglosa a la perfección tanto el mundo del fracaso como el del éxito. Eddie, interpretado magistralmente por una estrella del momento como era Paul Newman, tiene una gran habilidad, es el mejor, pero se ve incapaz de triunfar, ya sea por el miedo al éxito y lo que ello conlleva, o por su falta de carácter, reflejada en un aura de autodestrucción e inconsciente victimismo. No es vencido por el Gordo (soberbio y contenido Jackie Gleason), es vencido por él mismo. Este momento marca al personaje. Ya no sabe quién es, ni de lo que es capaz. En su interior solo busca la manera de lograr la revancha, pero no parece que el resultado vaya a ser muy diferente sin una catarsis. Y esta se produce gracias a dos personajes muy diferentes. Por un lado tenemos a Sarah (Piper Laurie logra la mejor interpretación de su carrera, en un personaje que me recordó con gran cariño al de Claire Trevor en Cayo Largo), la joven con la que entabla una relación. Ella también es una perdedora. Víctima de la polio cuando era una niña, arrastra las secuelas de tan terrible enfermedad cojeando. Aunque es dueña de su propia vida, se encuentra sola. No tiene amigos, ni familia. Su padre le envía dinero cada mes para no tener que verla. Vive el día a día entre amantes, alcohol, y la esperanza de encontrar alguien que la ame y a quien pueda amar. Ansía sentirse persona. La joven vuelca todas sus esperanzas en un frío Eddie, quien si bien, también la quiere, no es capaz de corresponder. Sarah entiende la problemática de Eddie, y busca la manera de ayudarle. La vía de escape de Sarah es Eddie, pero al de este es si mismo. Eso es lo que trate de hacerle comprender. Pero este no logra comprenderlo. Por otro lado aparece el personaje de Bert Gordon (George C. Scott y su manía de comerse la pantalla en cada fotograma), que resulto lo opuesto. Un hombre que vive del éxito ajeno, triturando a aquellos dotados de una habilidad de la que él carece. Sabe dominar a tipos como Eddie, mejores que él, pero sin la capacidad de superarle en cuanto a carácter o malicia. Eddie ansía triunfar y ser el mejor de manera reconocida, y ve a Gordon como el único capaz de hacerlo posible, aunque para ello tenga que traicionar lo que la figura de Sarah representa.
Robert Rossen, director y guionista de la cinta, regresaba a los EEUU tras varios años de exilio auto-impuesto tras verse presionado para declarar en la Comité de Actividades Antiamericanas y dar nombres de conocidos suyos. El que había sido uno de los guionistas más reconocidos en los años 30 y 40, y que había logrado un gran éxito con la estupenda All the King´s Men - El Político (ganadora del Oscar), vio como su carrera se veía truncada durante los años cincuenta, al principio por el boicot, y después tras el rechazo de sus colegas. Harto de esta situación, su mejor película nos habla de los costes del triunfo. Analiza la figura del perdedor con la que puede llegar a sentirse identificado, y critica a aquellos que anteponen todo y a todos por el éxito.
Pero a pesar de lo interesante de la historia, la sobria y realista dirección de Rossen, y un reparto en estado de gracia, The Hustler no sería lo mismo sin la claustrofóbica fotografía en blanco y negro de Eugene Schüfftan, por la que lograría el Oscar, y que resulta digna de consideración.
La película fue un éxito tanto para la crítica como para el público. Logró nueve nominaciones a los Oscar, alzando dos estatuillas, si bien, ha obtenido con el paso de los años una gran revalorización por parte de las nuevas generaciones que la han descubierto. Y es que estamos ante unos de esos casos de película que no ha envejecido lo más mínimo, debido a los temas que trata, universales e imperecederos. Un claro ejemplo de cine inmortal.
@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...