martes, 9 de junio de 2015

Películas - Años 60: El Proceso (1962)


LE PROCÈS/ THE TRIAL (8,5/10)

Si metiésemos en un saco a los 10 escritores más relevantes del siglo XX, Franz Kafka estaría entre ellos por méritos propios. Si en otro saco introdujésemos también a los cineastas, Orson Welles entraría seguramente de los últimos mientras que los demás le hacen el pasillo. Dos genios del último siglo, juntos. A un lado, Kafka a través de una novela publicada de manera póstuma, con una historia compleja, inacabada, y catalogada como imposible como adaptación cinematográfica. Al otro, Orson Welles, con un gran puro en la boca, y la misma sonrisa pícara de El Tercer Hombre, sabiendo que sólo él puede llevar a cabo dicha tarea. 
Y es que las historia que se nos presenta, tal y como apuntaba arriba, suponía todo un reto en cuanto a lo que narración cinematográfica se refiere. Josef K. es un hombre normal y corriente que despierta una mañana en su dormitorio junto a dos agentes de policías que le informan que se encuentra bajo arresto abierto, aunque no le dicen de lo que se le acusa. A pesar de estar en libertad, el protagonista siente continuamente el peso de la "ley" bajo sus espaldas. Ante la presión que el sistema judicial ejerce sobre él, acude a un abogado en busca de ayuda legal aunque resulta fútil. La visión de una habitación llena de acusado como él que aguardan una interminable espera para ser juzgados le hace escapar del lugar. Poco después se enterará a través de un sacerdote que ha sido condenado a muerte. A lo largo de toda la película seguimos al protagonista en su incansable, aunque inútil, lucha por descubrir los cargos de los que se le acusan y llegar al origen de la propia acusación. Un viaje opresivo, agobiante y sin retorno al mayor de los infiernos burócratas.
Incluso desde el comienzo, Welles no se anda con rodeo ante la historia que tiene entre manos. Para ello se sirve del relato corto del propio Kafka, Ante la ley, que el mismo narra.

Resulta de cierta ayuda conocer a ambos autores para poder llegar a disfrutar, entender, e incluso seguir la historia de la que somos testigos. Kafka, autor de la novela, junto a otras obras maestras como Metamorfosis, El Castillo o América, quiso mostrar su punto de vista sobre la burocratización de la sociedad y la consecuente pérdida de humanidad que esta conllevaba. Una atmósfera agobiante y surrealista de la que el mismo autor se consideraba víctima, y que plasmaba tanto en esta historia, como en El Castillo, con un personaje que podríamos considerar como un alter-ego del propio autor. La lucha de una hombre sólo contra el mundo. Un mundo de pesadilla, pero que no por ello deja de recordar al real. Por todo esto, no deja de ser cuanto menos curioso que la posibilidad de llevar la obra al cine acabase en manos de Orson Welles. Un hombre que tras su ópera prima, la aclamada mundialmente Ciudadano Kane, había vivido una larga travesía de proyectos inacabados, mutilados en la sala de montaje, o vilipendiados injustamente por la crítica. El problema de Welles fue que mientras otros cineastas supieron amoldarse a las exigencias de productores, distribuidores y censores, el director de Wisconsin siempre fue un alma libre y rebelde, lo que unido a un carácter egocéntrico y megalómano, le granjearon una serie de enemigos que le dejaron mostrar todo su potencial. El cineasta también tuvo gran parte de culpa, pero eso daría para una entrada dedicada a la personalidad de Welles. Claros ejemplos de todo esto fueron El Cuarto Mandamiento, Otelo, Mister Arkadin, o Sed de Mal. Sin embargo, el caso de El Proceso es diferente. El director se encontraba rodado Austerlitz en Francia bajo las órdenes de Abel Gance cuando conoció a los hermanos, y productores, Ilya y Michael Salkind, quienes le ofrecieron la oportunidad de dirigir una película a su gusto. Para ello le mostraron un listado de novelas entre las que podía elegir a su gusto. Welles no se lo pensó dos veces y se decantó por El Proceso de Franz Kafka. Un reto de dichas características resultaba demasiado goloso para alguien de tan buen gusto. Y más si además contaba la oportunidad de versionar a Kafka a su manera. Como el mismo autor reflejó en más de una ocasión, no veía la necesidad de ser fiel al escrito original. Seguir el argumento y captar la esencia kafkiana era suficiente para él, lo demás lo llevó a su terreno. Esto se puede apreciar tanto en el uso narrativo que da a la fotografía, movimientos de cámara, uso de los decorados, montaje, como en el desarrollo de los personajes. Mientras que el Josef K. de Kafka es un hombre inocente perseguido injustamente por la alargada sombra de la justicia, el Josef K. de Welles  (interpretado por un soberbio Anthony Perkins) no deja claro en ningún momento que no pueda ser culpable. En ese sentido podemos considerar que el personaje llegar a ser más ambiguo, pero eso no hace más que acrecentar la confusión de la historia. Y si el personaje de Josef K. resume a la perfección al anti-héroe de los principales relatos de Kafka, el del abogado Huld (Hastler en la película) no deja de recordar a los personajes que tanto gusta interpretar a Welles y que pueden recordar a los de Mr. Arkadin o el Quinlan de Sed Mal. Corruptos, traicioneros, complejos... Cabe destacar, más que los personajes, las interpretaciones que de estos realizaron las actrices Romy Schneider, Jeanne Moreau y Elsa Martinelli.

Como la mayoría de las películas de Welles, recibió críticas dispares. Si bien casi todos llegaron a la conclusión de la cinta lograba una experiencia agónica, y única, no todos supieron apreciar dicha cualidad de la misma manera. A pesar de contar con un control absoluto de la producción, el bajo presupuesto de la cinta impidió a Welles realizar la película que el deseaba. A pesar de ello no dejo de defender la cinta como uno de sus mejores trabajos. Con el tiempo se ha revalorizado, especialmente en Europa, donde Welles siempre contó el reconocimiento tanto de la crítica como del público.


@solocineclasico

1 comentario:

  1. http://www.iwannawatch.to/2011/05/the-trial-1962/ (versión en inglés)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...