miércoles, 29 de octubre de 2014

Películas - Años 30: Sucedió una noche (1934)


IT HAPPENED ONE NIGHT (8/10)

Todo empezó como una serie de catastróficas desdichas que parecían no encajar: un director desilusionado con su propia idea, dos actores protagonistas que llegaron de rebote y una fecha límite de rodaje. Detallemos un poco más: todo empezó con una noticia en un periódico, una noticia que llamó la atención del director Frank Capra, que decidió crear un guion a partir de un diminuto fragmento que leyó de pasada. El desencanto fue inmediato, la historia no parecía nada creíble. Sin embargo, la suerte, el destino u otra fuerza mayor desconocida hizo seguir al director estadounidense con su proyecto adelante, a la zaga de unos protagonistas que dieran vida a esa especie de película basada en hechos reales. Así llegaron Clark Gable, castigado por su productora y Claudette Colbert, con un ego suficiente como para pedir condiciones. Y fue entonces, cuando la magia del cine hizo el resto. Sin embargo, la cosa acabó mejor de lo que empezó, nada más que con la gloria de ser la primera película en la historia en conseguir los cinco Premios Oscar en las categorías principales, así como un gran reconocimiento del público y de la crítica que la han ensalzado hasta el día de hoy como uno de los grandes clásicos de la historia del cine. Bien podríamos llamar a este suceso “paradoja cinematográfica”. Hablamos de Sucedió una noche.
La historia es sencilla: niña rica con la vida solucionada enamorada huye de papá para reunirse con su amante, en el camino conoce a chico-periodista-trepa hecho a sí mismo y que, abusando de la picaresca, pretende ayudarla con el fin de conseguir la exclusiva de su historia para relanzar su carrera. Añadiendo un muro de Jericó, un torso desnudo que hizo caer las ventas de las camisetas interiores masculinas y una pierna, tenemos la screwball comedy más que servida. Lo que había empezado como un proyecto maldecido empezó a tomar forma gracias a la química de la pareja protagonista, los gags que funcionaban y las sutilezas escondidas –aunque no demasiado- entre sus escenas. Diálogos ágiles, agudos y punzantes, que tomaban mayor agriedad en boca de Gable pusieron la guinda para rematar esta obra maldita y, como resultado, tenemos una comedia ligera, sin demasiadas florituras, pero eficaz en su esencia.

¿Se debe el éxito de este film de Frank Capra a su complicada trama y a la profundidad de sus personajes? “Nada más lejos”, podemos pensar en un principio, ya que si por algo puede destacar esta cinta es por su sencillez, pero ¡ojo! Eso no la resta de matices. Se perfilan unos personajes tipo que pretenden ser un reflejo de la sociedad estadounidense de la época: el perfil una mujer luchadora, que pretende romper con las imposiciones de su padres puede recordarnos a esas feministas que buscaban derrocar el sistema patriarcal y empezar a decidir por sí misma. Mientras que el padre del protagonista representa al hombre clásico, anticuado; el personaje de Gable representa al nuevo hombre, más avanzado en ideales y costumbres, capaz de ponerse a la altura de una dama sin tratarla como un ente diferente. Si sabemos buscar entre las pistas, encontraremos algo más que una historia de amor.
Sucedió una noche, puso la primera piedra en el camino de muchas comedias románticas que, hasta la actualidad, han imitado el estilo de Capra con mayor o menor acierto, ya que es difícil copiar la frescura y el dinamismo que desprende este film por sí mismo, apoyado en su ácido guión y en la sutileza y picardía de sus escenas. Solo los genios del cine saben hacer que una historia, a primera vista, simple tome forma y funcione. Capra fue uno de ellos.


@peripecias58
@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...