viernes, 2 de mayo de 2014

Películas - Años 30: La parada de los monstruos (1932)


FREAKS (9/10)

A principios de los años 30, y tras el éxito de Drácula (1931), su director, Tod Browning, vuelve a la todopoderosa Metro Goldwyn Mayer para filmar una cinta de terror que superase la historia del conde más famoso del cine. El resultado no fue el esperado. Fue más allá. Gritos, nauseas, desmayos, y hasta amagos de abortos según dicen. Nunca nadie se había atrevido a filmar un material semejante. El público no estaba preparado para semejante producto, por lo que la cinta y sus copias desaparecieron o se guardaron durante casi 30 años. Estuvo prohibida en prácticamente todo el mundo hasta que una reposición en el Festival de Cine de Venecia en los sesenta permitió a una nueva generación apreciarla como lo que era, una obra maestra del cine de terror, y un alegato en defensa de los que son diferentes y han de vivir con ello.
Tod Browning fue un afamado director, tanto de cine mudo como sonoro, que aunque se le recuerde hoy en día principalmente por Drácula y La parada de los monstruos, llevo a la pantalla todo tipo de proyecto mostrando así una gran versatilidad. Esta le venía de sus años de juventud, cuando formó parte de diferentes números de circo, interpretando tanto a cómicos, como a cadáveres que volvían a la vida aterrando al público. Debido a dicha influencia, y a las amistades que hizo a lo largo de aquellos años, en 1931 le llega a través de su amigo Harry Earles un cuento de terror sobre la venganza de un enano de circo hacía una trapecista que se había casado con él para hacerse con su cuantiosa herencia. Earles era un enano de circo alemán que acabaría interpretando el papel principal, junto a un reparto que en su gran mayoría eran seres autenticamente deformes y debido a su escasa o nula experiencia en el mundo del cine, dotaron a la cinta de un aterrador realismo. Esto supuso entre otras cosas que la mitad del equipo técnico abandonase el rodaje incómodos por la forma que adquiría el film. Pero el proyectó fue más allá, ya que si bien la historia original no era más que un venganza tras un terrible acto de traición, Browning decidió aprovechar la oportunidad que se le brindaban para realizar su particular homenaje al mundo del circo, y un alegato contra la burla y el desprecio que sufrían sus integrantes, los denominados Freaks.
Hans, un enano de circo ambulante, recibe una abultada herencia que atraerá a sus diminutos brazos a Cleopatra, una bella y cruel trapecista, que lo conquistará con la intención de quedarse con su dinero. Al descubrir este la verdad, tramará una venganza con los demás incomprendidos y maltratados seres del circo hacía la trapecista.
Como decía anteriormente, tras este sencillo argumento, Browning se reserva algo más en los intensos y chocantes 64 minutos de la película. Mostrar como si de un documental se tratase el día a día de los "fenómenos", que formaban parte del circo. Como eran sus existencias cuando no actuaban, sus condiciones de vida, el trato que recibían de los dueños del circo y de los demás integrantes "normales". Y es que a pesar de que la figura de los fenómenos es altamente conocida (la mujer barbuda por ejemplo) rara vez se les ha tratado de reivindicar en el mundo del cine, siendo este y The Elephant Man (David Lynch, 1980) los casos más relevantes. Los hemos visto en muchas películas, y se les ha retratado siempre en el pintura y en la literatura como esos seres que servían de divertimento a las clases altas, o no tan altas. Pero realizando la funcíón para la que "habían nacido". Nada más. El terminó Freaks surgió gracias a esta cinta para denominar a aquellas personas que actuaban en los circos ambulantes mostrando sus deficiencias físicas o psíquicas para aterrar o asombrar a aquellos que tenían estómago para formar parte del espectáculo. De dicho terminó derivó en español la palabra "friki" o "frikie" la cual sirve para denominar a aquellas personas que sienten una fuerte y extraña afición sobre cualquier cosa (generalmente actividades solitarias).
Al llevar a cabo este experimento, Browning sufrió el mayor de los fracasos de su carrera. La película fue destrozada por la crítica e ignorada intencionadamente por un aterrado público. La misma Metro rechazó la cinta tratando de quitar su sello de todas las copias disponibles, y señalando de por vida a su director. Únicamente un joven productor de la casa, del cual ya hemos hablado anteriormente, entendió y defendió el largometraje y a su creador, Irving Thalberg. Porque... ¿qué es el terror a fin de cuentas? Una reacción física ante lo desconocido, ante lo que conocemos o entendemos y que despierta nuestra imaginación ante algo terrible que puede sucedernos por consiguiente. Eso es lo que ofrecía el director estadounidense con su película, y es, de hecho, lo que sigue ofreciendo. Una película que a día de hoy sigue asombrando y aterrando a partes iguales y que es considerada como una joya del cine de culto. Una recomendación en toda regla para todos aquellos que tengáis estómago y curiosidad de lo que eran capaces los cineastas hace 80 años sin trucos de efectos especiales ni maquillaje.

@solocineclasico

5 comentarios:

  1. Se la describe como una de las 100 mejores películas de la historia, y es una película rara pero a mí me gusta, incluso más que su adaptación de Drácula.
    Me hago fan y seguidor del blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Magnífica película. A mí es la que más me gusta de las que conozco de la filmografía de su director. Drácula aunque es un mito me parece muy acartonada y teatral. En cambio, Freaks, es un film fascinante con una historia absorbente en la que, tanto por algunas de sus escenas míticas como por la "extravagancia" de los intérpretes, merece el lugar que tiene en la historia del cine. Si quieres puedes leer algo más que escribí sobre ella por aquí http://cdecine.blogspot.com.es/2009/04/freaks-la-parada-de-los-monstruos-1932.html

    ResponderEliminar
  3. Una película muy original y novedosa para le época. Todo un clásico :) Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Esuna obra maestra, película por la que nunca pasará el tiempo. Su modernidad sigue intacta. Estupedo texto. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Una estupenda pelicula mostrando una cara poco conocida del cine , una especie de reality de gente poco afortunada, con una trama que igualmente atrapa, lastima que no sea del gusto masivo, pero si de gente que si sabe apreciar el cine.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...