lunes, 24 de febrero de 2014

ESPECIAL HERMANOS MARX (X) - El Hotel de los líos (1938)


ROOM SERVICE (6,5/10)

¿Pagar la cuenta? ¡Qué costumbre tan absurda!

El mismo Groucho contó en una ocasión que tras la muerte de Thalberg perdió por completo el interés por hacer cine, y que el único aliciente para seguir rodando películas era el monetario. Ellos no lo sabían aún, pero sin el mítico productor de la MGM, los Marx no volverían a ser los mismos. Nadie mejor que Thalberg entendió como aprovechar al máximo el talento y carisma de los hermanos de la misma manera, y es por eso que tras el estreno de A Day at the Races, la Metro decidió rescindir el acuerdo con los Marx. Los productores de dicha casa se veían incapaces de controlar a los hermanos ni sacar ningún proyecto adelante con ellos. Jamás volverían a cosechar un éxito como los dos anteriores, o como sus primeras cintas con la Paramount. Ante tal aciago presente entró en escena Zeppo, quien representaba a los hermanos ante la incapacidad de Chico, consiguiéndoles un contrato con la RKO, productora responsable de éxitos como Top Hat (Mark Sandrich, 1935), King Kong (Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, 1933), y años más tarde, Citizen Kane (Orson Welles, 1941). Los hermanos Marx aceptaron rodar la adaptación de una exitosa obra de Broadway titulada "Room Service". Se trataba del primer guión que no había sido escrito expresamente para ellos, y eso fue algo que se notó.
Gordon Miller (Groucho) es un productor teatral que trata de estrenar la obra de un escritor novel en el mismo hotel donde se hospedan él y el resto de la compañía. Ante la falta de pagos la dirección del hotel buscará la manera de echarlos, algo que Miller, con la ayuda de Binelli (Chico) y Faker (Harpo), tratarán de impedir, al mismo tiempo que buscan un capitalista que les financia la obra, y lidian con el joven autor (Frank Alberton) que se ha presentado de imprevisto en el hotel. Como no, la historia cuenta con una irrisoria e instranscendental historia de amor. Lo que no impide a Groucho sentenciar las relaciones con una frase suya antológica:

El amor se presenta sólo una vez en la vida, y luego ya no hay quien se lo quite de encima.

(La película cuenta con unos créditos animados geniales)
Podemos afirmar que nos encontramos ante la cinta más atípica de los Marx en toda su filmografía por una serie de razones. Para empezar la música, la cual brilla por su ausencia. Esta es su primera comedia no musical, algo que a mi personalmente no me molesta en absoluto. Lo que si se echa en falta es la mítica escena musical de Chico y Harpo tocando el piano y el arpa respectivamente, especialmente el primero. Y si este aspecto ya es extraño, la relación entre los hermanos es el mayor rasgo diferenciador de todos: Groucho, Chico y Harpo son conocidos desde el primer minuto. Habitualmente es el primero quien entra en disputa con los otros dos aunque finalmente se acaban aliando para hacer de las suyas. Sin embargo aquí, esa ley no escrita, no aparece. Y es que el cine de los Marx posee unas características esenciales que en Room Service se omiten por completo, y es por el hecho de que la película no fue pensada para ellos. El guión como comedia funciona, ya que cuenta con numerosos gags, y el argumento en si permite a los Marx entretener al espectador con su repertorio de jugarretas para no ser expulsados del hotel por falta de pago, aunque esto es insuficiente. La crítica firmó unánimemente como "producto fallido" la cinta, algo que yo considero injusto. Si bien no está al nivel de sus mejores cintas, las he visto peores. Es como si el paso de los Marx por la Metro jamás hubiese tenido lugar, y a la vez, con unos hermanos excesivamente relajados en cuanto a dosis de locura y anarquía se refiere.
Falta Margaret Dumont, y eso a mí siempre me pesa, aunque visto el insoportable papelito que le encasquetaron "al dorso de la cuenta" en A Day at the Races, entendería que la mujer se quisiera dar un respiro. Un personaje en esta en la que da vida a una capitalista a la que Groucho trata de enamorar para que les financie habría dado mucho juego, pero yo no estaba allí para hacer la recomendación. En su lugar tenemos a una jovencísima y preciosa Lucille Ball, quien da vida a la novia de Groucho a quien ayuda continuamente, y con quien comparte una buena química, aunque su personaje no le exija demasiado. Por otro lado está el personaje del joven e ingenuo escritor de la obra que tratan de representar, Frank Albertson, el cual habría sido perfecto para Zeppo, ya que Albertson sobreactua en demasía. Lo mejor, sin duda alguna, de los personajes secundarios son Clifford Dunstan, como el gerente y cuñado de Groucho, Alexander Asro como camarero e interprete de Europa del Este, y por supuesto, Donald MacBride, responsable de los intentos de expulsión de los Marx del hotel. Un personaje con un fuerte carácter que no desentona en ningún momento y acompaña a la perfección a los hermanos durante toda la función.
Como decía anteriormente, la película fue un total y absoluto fracaso. Llego a convertirse en la primera película con la que una productora perdía dinero con los Marx en la cabecera. Una película fue suficiente para la RKO, quien no volvió a producir una película con los hermanos, los cuales, al poco tiempo, volvieron a la Metro.
@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...