sábado, 15 de febrero de 2014

ESPECIAL HERMANOS MARX (VI): Sopa de Ganso (1933)


DUCK SOUP (9/10)

-¿Está usted casada?, ¿tiene mucho dinero? Responda primero a la segunda pregunta.

Llegamos por fin a la película que terminaría con la etapa de los hermanos Marx en la Paramount, y la mejor película, no solo con dicha productora, sino en mi opinión, de su filmografía. Duck Soup, uno de sus casos más curiosos, ya que aún a día de hoy se considera un tremendo fracaso tanto de taquilla (cosa que no es cierta) como de crítica (que cabría explicar), y que afortunadamente fue reivindicada a posteriori como lo que es, una auténtica genialidad marxista.
La imaginaria república centroeuropea de Libertonia sufre una grave crisis económica. La única solución pasa por pedir un nuevo préstamo a la multimillonaria Gloria Teasdale (Margaret Dumont) quien accede a cambio de que destituyan al actual primer ministro y den su puesto a Rufus T. Firefly (Groucho Marx). El gobierno accede, imponiendo a un estrafalario sujeto como su nuevo primer ministro. Sus alocadas acciones llevarán al país a la guerra contra la potencia vecina, Syldavia, que dirigida por el malvado embajador Trentino (Louis Calhern) no podrá impedimento alguna a esta, ya que su intención es anexionarse Libertonia. Para ello contrata a dos torpes espías, Chicolini (Chico Marx) y Pinky (Harpo Marx), que no sé muy bien si por su curioso carácter, o fallo del guión, irán pasando de un bando a otro con total impunidad (eso, o son los mejores espías de la historia)... Además contarán con la ayuda de la sensual cantante Vera Marcal (Raquel Torres) que tratará de seducir a Firefly.
Nos encontramos ante una clara y sarcástica visión de las "democracias" europeas de principios del siglo XX, aunque rozando en cierto modo la figura del lider de los regímenes totalitarios. Esto se ve perfectamente en el endiosamiento artificial que recibe Groucho como poco menos que salvador de Libertonia, a pesar de ser un completo,aunque divertido, inepto.
-Claro que lo entiendo, incluso un niño de cuatro años podría entenderlo. ¡Que traigan a un niño de cuatros años, a mi me parece chino!
Y aunque se la puede comparar con The Great Dictator de Chaplin por su carga política, la intención de los Marx no es más que hacer reír al público sin llevarlos a ningún tipo de conclusión. Paradojicamente, la película fue prohibida en la Italia fascista de Mussolini, mientras que The Great Dictator únicamente fue censurada en las escenas en las que aparecía su alter-ego, Napoloni.
Podemos afirmar que el único fallo de la cinta es el tratamiento de la trama. Una trama que podría haber ofrecido mucho más, completamente desperdiciada en pos del lucimiento de los hermanos Marx. El propio Irving Thalberg, que trabajaría con los hermanos en su siguiente, y más exitosa película, dio en la clave del fracaso de Duck Soup:
El problema con Sopa de ganso es que hay un montón de chistes en ella, pero no hay ninguna historia, y no hay nadie a quien apoyar. No puedes apoyar a los hermanos Marx porque ellos son un manojo de tipos estrafalarios. Tienes que poner una historia de amor en tu película para que haya alguien a quien poder apoyar y tienes que ayudar a los amantes a reunirse.

Y esto no es algo nuevo para vosotros si habéis leído mis anteriores reseñas de este especial, las cintas de los Marx, independientemente de lo que puedan gustar o no al público, y de lo brillante de su humor, no acaban por ofrecer películas redondas, únicamente sketches unidos entre si por un argumento flojo.
Horse Feathers había sido el mayor éxito de la Paramount el año anterior, 1932, por lo que trataron de sacar adelante una nueva cinta de los Marx cuanto antes posible. Curiosamente, en aquel momento la productora no vivía sus mejores momentos, y los hermanos amenazaron con abandonar la productora para fundar la suya propia, Marx., Inc. Se llegó a anunciar que el mítico Ernst Lubitsch filmaría su siguiente cinta con los Marx, aunque finalmente el proyecto no salió adelante. Todo esto unido al decaimiento que sufrieron los hermanos ante el fallecimiento de su padre, Sam "Frenchy" Marx, poco antes de empezar la producción supusieron grandes impedimentos para la misma. Fue el guión original que presentaron Arthur Sheekman y Nat Perrin (sus guionistas habituales) lo que permitió que la Paramount produjera una última película con los Marx. El titulo fue cambiando continuamente hasta que decidieron que querían hacer una nueva inclusión animal en el mismo por el éxito de sus anteriores trabajos: Animal Crackers, Horse Feathers, Monkey Business... de ahí "Duck Soup" expresión habitual en los años 20-30 que definía algo fácil de hacer. La dirección correría a cargo de Leo McCarey, que firma su mejor película, junto a Going my Way, por la que ganó tres Oscars, y su obra maestra, Make Way for Tomorrow, 1937, de obligado visionado.
La película no fue un fracaso de taquilla como se cree popularmente, de hecho fue la sexta película más taquillera de 1933, aunque si es cierto que recaudó mucho menos que Horse Feathes. La razón de que no gustase a la crítica, y dejase frío al público fue la carga política, en un momento de crisis económica en el que la gente no se aceptaba que se tratara el tema con tanta frivolidad.
Tras el "fracaso" que supuso la cinta, la Paramount decidió cancelar su colaboración con los hermanos, por lo que estos decidieron darse un descanso del mundo del cine. El único que no volvería sería Zeppo, cansado de su rol de secundario en las películas de sus hermanos con papeles que le impedían demostrar su talento como cómico. Siempre lo he dicho, me parece muy injusto el trato de los papeles de Zeppo, considerado menor en varios sentidos, cuando aún siendo más joven que Groucho, le sustituyó numerosas veces en los escenarios de Broadway sin que nadie notase la diferencia.
A pesar de todo ello, la película es considerada la mejor cinta de los Marx, junto a A night at the opera, y recoge además algunas de sus escenas y diálogos más divertidos y conocidos. Para empezar el recibimiento del pueblo de Libertonia en cada entrada de Groucho; el irritante in crescendo en el puesto de limonada con Harpo; este mismo contestando al teléfono por Groucho; el tema de This Country Going to War; las escenas de "guerra" desde el puesto de mando de Groucho; o la archiconocida y parodiada del espejo, que ¡ojo!, no era original de los Marx, ya que Chaplin había filmado una muy similar en The Floorwalker, 1916.
Como últimos detalles, mencionar que Margaret Dumont vuelve junto a los hermanos para dar vida al arquetipo de dama de la alta sociedad que inexplicablemente está enamorada de Groucho y ve como un auténtico salvador de la nación. Además, las vistas de la imaginaria Syldavia, son en realidad del pueblo de Loja, en Granada. En honor a ello, el mirador desde donde se tomaron las imágenes recibe actualmente el nombre de Syldavia.



Entrada siguiente: (VII) - Interludio

Entradas anteriores:
(I) - Empezamos
(II) - The Cocoanuts (Los Cuatro Cocos)
(III) - Animal Crackers (El Conflicto de los hermanos Marx)
(IV) - Monkey Business (Pistoleros de Agua Dulce)
(V) - Horse Feathers (Plumas de Caballo)

@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...