lunes, 27 de enero de 2014

ESPECIAL HERMANOS MARX (II): Los Cuatro Cocos (1929)


THE COCOANUTS (6/10)


-Si ves que entra un cliente, lo atas y lo marcas.

Tras alrededor de unos 20 años de experiencia en diferentes teatros, salas de variedades y un fallido intento de largometraje, los hermanos Marx estrenan el que oficialmente consideramos su primer film: Los Cuatro Cocos. El éxito cosechado por esta comedia musical en Broadway incitó a los hermanos y a la Paramount a llevar a cabo su adaptación a la gran pantalla. Y aunque nos encontramos ante una de las películas de los Marx más flojas, hemos de tener en cuenta una serie de factores que enriquecen esta película, más por lo que es, que por como es.
El argumento es casi lo de menos en esta cinta, pero aún así es mejor ponerse en situación: Mr. Hammer (Groucho) es el arruinado dueño de una gran parcela de tierra Florida conocida como "Los Cocos", y del hotel que en esta se encuentra. Su esperanza es poder subastar los terrenos para así poder salir de su incómoda situación, la cual afronta de manera cuanto menos estoica y divertida. Recibe un telegrama anunciando la llegada de dos posible inversores que finalmente, tras una notable equivocación, resultan ser Harpo y Chico que no tienen más intención que robar en el hotel. Al mismo tiempo se trama un robo por parte de una pareja contra una aristócrata, Mrs. Potter  (Margaret Dumont) y su valioso collar. 
Como digo, este argumento es solo el nexo de unión entre las diferentes situaciones cómicas que desencadenan los hermanos Marx al juntarse, y los números musicales. Uno de los más flojos de la filmografía de los Marx, pero que aún así nos regala grandes momentos como la subasta en la que Groucho pide a Chico que puje para que los demás compradores aumenten sus ofertas, lo que evidentemente provocará que apenas alguno de ellos acabe comprando, más teniendo en cuenta que Chico llega a aumentar sus propias pujas.
Interesante también el hecho de que con esta cinta quedan arraigadas algunas de las señas de los hermanos Marx más relevantes o conocidas. El tipo de personaje al que Groucho da vida: vistosas cejas y bigote pintado negro; gafas; siempre acompañado de un buen puro que sujeta alguna de sus muchas ingeniosas y satíricas frases; hombre de negocios o figura relevante que difícilmente nos explicamos como ha llegado tan alto; y tratando de conquistar al personaje de una siempre rica Margaret Dumont (primera de las siete películas que rodarían juntos) con un sin fin de frases crueles o con doble sentido que esta, por su inocencia, no acaba de comprender.
"Lo que pensaba era que si tuviéramos una cabañita, y yo volviera de trabajar, y usted me esperara en la entrada... no, si usted volviera de trabajar, y yo le esperara en la entrada."

Harpo, por su parte, es mudo, lo que provoca constantes y divertidas confusiones o situaciones algo bruscas. Ya en esta cinta demuestra su amor por el arpa, unido a ello un oboe. Mientras que Chico da vida al arquetipo de italoamericano granuja pero con buen corazón. Y con, por supuesto, su escena tocando el piano, no faltaría más. Es Zeppo el que tiene un papel más irrelevante y forzado. Si bien el más pequeño de los hermanos siempre fue tan gracioso y divertido como el que más, e incluso sustituía de vez en cuando a Groucho cuando actuaban en público, sus personajes siempre fueron los más débiles, impidiéndole mostrar su talento al contrario que a sus tres hermanos mayores.
Se nota, no solo que es la primera película de los Marx, sino que además, el cine sonoro acaba de nacer. Encontramos ciertos momentos o escenas con errores de sonidos que recuerdan a la forma de actuar y dirigir del cine mudo. Aún así, la empresa era grande. Robert Florey y Joseph Stanley se enfrentaban a la tarea de dirigir una de las primeras adaptaciones de un musical a la gran pantalla. Para ello, decidieron grabar directamente en el estudio al mismo tiempo que los números musicales, en vez de grabarlos por separado. Además de esto, tenían que controlar a los hermanos durante el rodaje, ya que resultaba excesivamente difícil tenerlos a todos juntos en el mismo lugar, y cuando estaban, se dedicaban a gastar bromas pesadas a los demás miembros de la película.

Groucho no quedó contento de la experiencia, y al igual que en su primer cortometraje, quiso destruir las copias de la película ya que le parecían horribles, pero la Paramount no cedió. Estrenó, y cosecharon un gran éxito, recaudando cerca de 2 millones de dólares, cuadriplicando su presupuesto. A pesar de ello, no se mordió la lengua sobre Florey y Stanley:
"Uno no entendía el inglés, y el otro no entendía a Harpo."
No volvieron a trabajar juntos, aunque en A Night in Casablanca (1946, Archie L. Mayo) encontramos un homenaje a la escena en la que Harpo se come el teléfono en referencia a la misma en Los Cuatro Cocos. Esto fue idea de Florey.


Podéis ver la película online aquí:


Entrada siguiente: (III) - Animal Crackers (El Conflicto de los Hermanos Marx)

Entrada anterior: (I) - Empezamos

@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...