martes, 3 de diciembre de 2013

Películas - Años 50: Cantando bajo la lluvia (1952) II


SINGIN´IN THE RAIN (9/10)

“I'm singing in the rain
Just singin' in the rain 

What a glorious feeling 

I'm happy again…” 


¿Quién no ha tarareado esta sintonía alguna vez en su vida? ¿Quién no ha deseado bailar con las farolas bajo la lluvia imitando a Gene Kelly? Más de una vez, en una mañana con un despertar eufórico, me he sorprendido cantando Good morning, It's great to stay up late…”. Es curioso pensar que cuando estas ideas invaden nuestra cabeza es porque, lo más seguro, nos sintamos felices. Y es que si de algo puede presumir Cantando bajo la lluvia es de ser una película que transmite felicidad y optimismo, además de ser un clásico de altura y de gran calidad que todos debemos ver alguna vez en nuestra vida.

Dirigida por Stanley Donen –Siete novias para siete hermanos (1954), Charada (1963)- y el propio Kelly –uno de los actores clásicos más guapos y con más talento-, que ya habían trabajado juntos anteriormente en Un día en Nueva York (1949) y repetirían experiencia años después en Siempre hace buen tiempo (1955). Juntos firman este musical, uno de los mejores de la historia sin lugar a dudas y que será capaz de hacernos reír con sus ingeniosas escenas, hacernos bailar y
cantar a ritmo de claqué e incluso emocionarnos con las escenas más románticas. Porque Cantando bajo la lluvia engloba dentro de sí una cantidad de temas que giran en torno a la trama principal: el paso del cine mudo al sonoro y el trauma que llevó consigo -una trama que adaptó con gran éxito hace pocos años The Artist (2011), pero adoptando, curiosamente, el carácter de película muda-. El argumento se centra en un joven pero afamado actor, Don Lockwood (Kelly), que hace una pareja profesional perfecta con Lina Lamont (Jean Hagen), pero con la llegada del sonido su tándem se tambalea. Para más complicaciones, aparecerá la aspirante a actriz Kathy Selden (Debbie Reynolds) que conquistará el corazón de Lockwood y sacará de quicio a Lina.
El reparto brilla en pantalla con luz propia y las canciones y bailes ponen la guinda a una película que triunfa por su sencillez, pese al duro trabajo que hubo detrás –a Debbie Reynolds le sangraban los pies, Donald O’Connor se tuvo que tomar unas semanas de descanso tras el rodaje de la secuencia de  "Make 'em Laugh" y Gene Kelly grabó la famosa escena cantando bajo la lluvia con fiebre-. De un guion redactado a partir de las letras de las canciones, y no al revés, se sacan diálogos audaces que forman una historia que atrapará al espectador desde las primeras escenas. Si la puesta en escena es sublime, el final es apoteósico y, entre medias, el nivel no decae en ningún momento.  
Lo mejor de Cantando bajo la lluvia recae en esa sensación de felicidad que te deja nada más acabar de ver la película, una cinta optimista y divertida que te obliga a reír y, además, que permanecerá en nuestro recuerdo para siempre ya que, cuando estemos felices, de repente, una sintonía aparecerá en nuestra cabeza: I'm singing in the rain…”.

Podéis ver la películas online aquí:


@Peripecias58
@solocineclasico

1 comentario:

  1. Imborrable imagen, reflejo inmejorable de la alegría de vivir, de este hombre bailando bajo la lluvia. Imborrable película. Una de mis preferidas, desde que era un niño.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...