lunes, 2 de diciembre de 2013

Películas - Años 40: Recuerda (1945)


SPELLBOUND (3/10)

La diferencia de realizar una crítica de una película clásica y una actual, es que las cintas de hoy que vemos pueden ser malas o buenas, ya que no sabemos como van a ser. No tenemos mucha información previa salvo un par de comentarios de críticos de cine que a veces piensan demasiado en ellos y no en el público. Mientras que las clásicas, son todo lo contrario. Tenemos una gran cantidad de opiniones que nos pueden guiar o servir de referente sobre si seguir adelante y ver esa película o no. Se han escrito libros, incluso hecho películas sobre la misma. Hay cintas clásicas terribles, claro que si, pero ya lo sabemos, así que no las vemos. Las películas que nos han llegado de dicha época, o las más conocidas, son aquellas que triunfaron en su momento, recibieron buenas críticas, premios, o que fueron infravaloradas y han sido rescatadas del olvido. 

Yo estoy abierto a ver todo tipo de cine, y si una película clásica está considerada como "mala", pues la veo de todas maneras esperando confirmar dicha teoría o sorprenderme. Rara vez hago esto último. Pero cuando veo una película que es considerada "buena", y no lo es, pues me decepciona.
Esta va a ser la primera crítica negativa que realice en este blog. Y de hecho no va a ser la última. Muchos no vais a estar de acuerdo. Algunos no opinaréis como yo sobre esta película, ya que realmente os gusta y fascinta (y yo lo respeto); y luego estarán los que no estén de acuerdo conmigo únicamente porque es una película clásica y además de Hitchcock (estos últimos espero que seáis los mínimos posible, porque dichos argumentos no me valen).
La cinta en cuestión, como ya habéis leído en el encabezado, es Recuerda, Spellbound en la versión original, y nos narra la relación que se establece entre la doctora de un psiquiátrico (Ingrid Bergman), y el nuevo, y apuesto, director del centro (Gregory Peck). La primera tiene como única meta en la vida ser más fría que el hielo y perfecta que la perfección, hasta que por supuesto, se enamora del atractivo nuevo director del psiquiátrico, y entonces le cuesta imaginar otro uso al diván que el más divertido. Mientras que él da muestras de una conducta poco alejada de la que imaginaban sus doctos colegas de alguien de su reputación. Tras entablar relación con la chica, que eso en una película clásica son un par de besos apasionados con los que quedas casi comprometidos de por vida, pierde el sentido, descubriendo poco después que no es el doctor, que quizás le haya asesinado, y que no recuerda nada de nada. Se fuga antes de que la policía pueda echarle el guante, y por supuesto, ella le sigue. Está enamorada de él, y quiere ayudarle a recordar su pasado. Este es quizás el único apunte interesante de la cinta, la problemática de la psiquiatra de tratar a un paciente del que está enamorada, aunque esto tampoco llegue a salir a flote. No hay por donde coger la película. 
La pésima actuación de Gregory Peck (que creo jamás entendió lo que Hitchcock quería de él), lo absurdo de la historia y el guión, el personaje de Ingrid Bergman (más propio de Joan Fontaine), o que en realidad nadie creía en este proyecto, salvo Dalí con los decorados que aportó simulando el mundo onírico de los sueños. La historia trata del mundo del psicoanálisis y sus vertientes más exageradas. Parece que eso fue lo que enganchó a Hitch antes incluso de leer el guión, porque otra explicación no tiene. A no, espera... ¿puede que Alfred fuera humano y metiera la pata con esta cinta? Es una posibilidad. Pero como es una película de Hitchcock, tiene que ser buena por huevos. Y no es así. 
Dicho queda.

Podéis ver la película online aquí:


@solocineclasico

4 comentarios:

  1. Es de las que menos me gustan de Hitchcock y de las que menos recuerdo, irónicamente. Me suele ocurrir con aquellas películas que han pasado por mis ojos sin dejar huella.

    ResponderEliminar
  2. Nos suele pasar a todos Marcos, y por algo será

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, sobretodo recuerdo de esta película que a Gregory Peck se le veía muuuuy perdido. Y el guión bufff... no hay por donde cogerlo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...