jueves, 19 de diciembre de 2013

Películas - Años 40: La costilla de Adán (1949)


ADAM´S RIB 7/10

George Cukor era ya un veterano en esto del cine cuando comenzó a rodar La costilla de Adán y, por supuesto, ya tenía la etiqueta de “director de actrices” en Hollywood, donde puso a su cargo a personajes femeninos tan ilustres como Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Greta Garbo o Joan Crawford, entre otras. Su abierta y nunca ocultada homosexualidad no le ocasionó nunca problemas, porque era un hombre de contactos y los amigos no le debían de faltar, salvo en una ocasión, durante el rodaje de Lo que el viento se llevó (1939), donde se comenta que tenía que ser él y no Victor Fleming el que levase el mando absoluto, sin embargo, Clark Gable exigió su sustitución.  
Ha dejado para la memoria cinéfila grandes títulos como My fair Lady (1964) o Historias de Filadelfia (1940). Su forma de trabajar le permitió repetir en sus películas con técnicos y reparto, siendo su musa incondicional Katherine Hepburn, la considerada mejor actriz del cine clásico según  la lista del American Film Institute, cuatro Premios Oscar lo abalan, nadie ha conseguido aún esa cifra de estatuillas doradas. Siempre hubo comentarios acerca de su verdadera sexualidad y su “prohibida” relación con Spencer Tracy –él era católico y nunca se separó de su esposa- fue vista por algunos como una tapadera. No obstante, lejos de leyendas, Hepburn y Tracy fueron pareja desde 1941 hasta la muerte de él en 1967 y juntos rodaron nueve películas, la primera fue en 1942 a las órdenes de George Stevens en La mujer del año.

La costilla de Adán fue la sexta colaboración de ambos, en la que interpretaban a un matrimonio de abogados que se veían obligados a enfrentarse en los tribunales por el caso en el que una mujer es acusada de intento de asesinato de su marido y la amante de este. La guerra de sexos explotará en la sala del juzgado y en su propio hogar.
Llena de diálogos ingeniosos impregnados de un humor negro y situaciones divertidas, es una película de visionado obligado. Puro entretenimiento y perspicacia que nos mantienen enganchados durante todo el film gracias a la frescura y a la química que desprende la pareja protagonista que se baten en el duelo ficticio que nos regalará las escenas más sagaces y agudas de esta obra de Cukor. Si bien es ella la verdadera estrella de la pantalla y se muestra auténtica, Tracy no se deja tapar y nos regala momentos para el recuerdo, sobre todo en la recta final de la cinta. El entretenimiento no se verá disminuido por la reflexión que se ofrece sobre el papel de la mujer en la sociedad y sobre el amor y sus conflictos, que se presenta usando la dicotomía guerra de sexos-guerra matrimonial.

"Nunca olvidaré que a pesar de que pienses como piensas en el fondo piensas como yo"

Sin embargo, se puede considerar que La costilla de Adán no ha envejecido como debería. El germen de su temática reivindicativa bien podría ser aplicado hoy en día, no obstante, su forma de tratarlo se ha quedado obsoleta ya que se está defendiendo con su planteamiento que a la mujer se le permita errar –o cometer un delito- de la misma forma que se le permitía a un hombre y no, por el contrario, que al hombre no se le consienta errar –o cometer un delito- y es ahí donde creo que radica el principal fallo que provoca que esta cinta se vea muy lejana en el tiempo. De hecho, el final de la película hace evidente este mismo error –de la mano del personaje masculino-,  desmontándolo y tirando por tierra todo el carácter reivindicativo o la crítica social.

No obstante, esto no impedirá que disfrutemos de un clásico con mayúsculas que echa chispas con la química entre los protagonistas. Si buscas entretenimiento e ingenio, esta es tu película.  


@Peripecias58
@solocineclasico

1 comentario:

  1. Me encanta esta comedia. Mi momento preferido es cuando Spencer Tracy saca la pistola y empieza a comérsela "Regaliz" jeje Sí, puede haber quedado algo obsoleto su planteamiento pero no deja der ser una película brillante. En cuanto la relación Hepburn-Tracy, creo que habría mucho que hablar. En cualquier caso, en la pantalla, ha sido esa pareja inolvidable e irrepetible. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...