domingo, 27 de octubre de 2013

Películas - Años 30: Capitanes Intrépidos (1937)


CAPTAINS COURAGEOUS (9/10)

Capitanes Intrépidos, o la razón por la que de niño quería ser pescador.
Harvey Cheyne (Freddie Bartholomew) es un caprichoso y malcriado niño rico que ha sido expulsado de su colegio debido a su comportamiento. Su padre (Melvyn Douglas) tratará de acercarse más a su hijo para ayudarle a cambiar, es por eso que parten juntos en un viaje por mar en el que Harvey caerá accidentalmente al agua para ser rescatado por Manuel (Spencer Tracy) un pescador portugués que lo llevará al barco en el que sirve, capitaneado por el legendario Disko Troop (Lionel Barrymore). Una vez abordo, y debido a que no tienen radio ni pueden volver a tierra, Harvey aprenderá al cabo de varios meses, tutelado por el carismático Manuel, a trabajar como pescador y a valerse por si mismo sin depender de otros ni contar con el apoyo de la posición de su padre. En resumidas cuentas, se hará un hombre.
Nos embarcamos, junto a un genial Freddie Barthlomew, en un viaje interior de la infancia a la madurez acompañados por una figura tanto paterna como de hermano mayor por parte de Spencer Tracy. Un viaje íntimo que forjará el carácter e incluso el espíritu de un niño malcriado tomando como ejemplo a un hombre sencillo pero con convicciones en la vida.
Hay películas que indudablemente te marcan más cuando eres un crío que cuando eres mayor. Encontramos muchas cintas dedicadas al sector infantil, principalmente de animación, pero también las encontramos con personajes reales. El protagonista suele ser un niño que presenta ciertas características que le harán especial, ya sea por su imaginación, inteligencia, humildad, comportamiento, etc... En el caso de Capitanes Intrépidos, Victor Fleming busca llegar a los niños para mostrarles que pueden llegar a ser y como pueden llegar a ser. No es un camino fácil, no es un camino edulcorado. Nada de eso. Los niños han de ser fuertes durante su fase de crecimiento. Superar sus miedos y traumas. Saber hacerse valer. Harvey cree que los beneficios que le aporta ser el hijo de un millonario van a ser infinitos, pero no es así.

Basada en la fantástica novela de Ryard Kipling, la película alcanzó 4 nominaciones al Oscar, entre ellas la de Mejor Película, y consiguiendo la de Mejor Actor para Spencer Tracy. Al año siguiente, Tracy conseguiría su segundo Oscar por Boys Town (Norman Taurog, 1938).



@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...