domingo, 29 de septiembre de 2013

10 Películas que Merecían haber ganado el Oscar

Como os comenté la semana pasada, son muchas las películas que han merecido el Oscar, pero otras muchas ni de lejos. No es mi intención criticar esas obras ya que se alzaron con dicho galardón por las más diversas causas, la principal que la Academia se la concedió. Ahí no tenemos nada que decir o hacer. Pero más que "denunciar" a esas ganadoras, que no nos lleva a ningún lado, prefiero resaltar 10 películas (más una extra) que sin duda, independientemente de la ganadora de aquel año, deberían contar con el Oscar a Mejor Película entre sus premios. Me he decantado por 10+1 películas míticas y que ya forman parte de la historia, independientemente de no haber ganado la preciada estatuilla. Todas ellas estuvieron nominadas a Mejor Película y todas las elecciones son bajo mi propio gusto. Allá vamos:
1949 - The Heiress (William Wyler)
Magnífica cinta sobre una rica y solterona heredera (algo entradas en años) que encuentra el amor en las manos de un joven cuyas intenciones sospechamos, no son del todo sinceras. Magnífica y trágica película del genial William Wyler que se tuvo que contentar con oscars técnicos y la estatuilla para la soberbia protagonista, Olivia de Havilland, en posiblemente el mejor trabajo de su carrera.
La ganadora: All the King´s Men (Robert Rossen).

1937 - La Grande Illusion (Jean Renoir)
La obra maestra del director francés junto a La regle du jeu (1939) y que en una entrevista por televisión Orson Welles escogió como su película favorita. Renoir nos habla de la camaradería y el compañerismo de un grupo de soldados prisioneros en la primera guerra mundial, y como tratan de escapar del campo a través de un túnel.
La ganadora: You can´t take it with you (Frank Capra)

1935 - The Informer (John Ford)
Posiblemente la primera obra maestra del mítico John Ford en la que nos trasladábamos a la turbulenta Dublín donde un desecho social delata a un antiguo amigo suyo miembro del IRA con tal de sobrevivir y marcharse a EEUU. La culpa le azota en todo momento mientras ahoga sus penas, y gasta el dinero de la recompensa en alcohol. Eso sí, tanto Ford como Victor McLaglen se llevaron sus respectivos y merecidos oscars.
La ganadora: Munity on the Bounty (Frank Lloyd)

1944 - Double Indemnity (Billy Wilder)
Esta joya del cine negro, que aún a día de hoy es capaz de mantenernos en la más peliaguda tensión fue la cinta con la que Wilder asentó su maestría y podería en Hollywood. No era ni de lejos su primera película o guión (que se lo digan a Lubitsch), pero si su primera joya de un número catálogo de obras maestras. Un agente de seguro se enamora de la femme fatale de turno y la ayuda a matar a su marido para así cobrar la indemnización, pero un compañero de este sospechará que no ha sido un accidente como todos creen.
La ganadora: Going my way (Leo McCarey)

1961 - Judgment at Nüremberg (Stanley Kramer)
La mejor, y digo la mejor, película jamás hecha sobre las razones, causas y repercusiones del nazismo y la segunda guerra mundial. Obra épica con reparto de lujo que no dudó en mostrar las aterradoras imágenes de los campos de concentración y que supo analizar el papel del pueblo alemán antes y después. 
La ganadora: West Side Story (Robert Wise y Jerome Robbins)

1952 - The Quiet Man (John Ford)
El regreso de John Ford a una bucólica y fascinante Irlanda dio píe a una de las películas más queridas y entrañables de la historia. A día de hoy ciertos grupos sectarios la tachan de machista, y en su propio estreno fue criticada por su visión del IRA, pero es innegable que una obra maestra, ayer, hoy y mañana. John Wayne, Maureen O´Hara, Victor Mclaglen, un formidable grupo de secundarios y la genial banda sonora hacen lo demás. Y la sigue de muy cerca otra obra maestra High Noon, con Gary Cooper, que sin duda alguna también habría merecido el Oscar.
La ganadora:  The Greatest Show on Earth (Cecil B. DeMille)


1965 - Doctor Zhivago (David Lean)
La tercera entrega de la trilogía de obras épicas que realizó el director inglés y que a pesar de las inmejorables críticas, el recibimiento de la taquilla, y sus propias cualidades, fue la única que no se alzó con la estatuilla. Tres galardones hubiese sido demasiado, según la academia. Yo no lo creo así ya que es mi favorita del director junto a Brief Encounter, y la de una gran mayoría del público que echa de menos esta clase de obras.
La ganadora: The Sound of Music (Robert Wise)

1962 - To Kill a Mockingbird (Robert Mulligan)
Si antes hablábamos de The Quiet Man como una de las películas más queridas de la historia, es porque la películas MÁS querida de la historia es sin duda alguna la protagonizada por Gregory Peck (que además se alzó con el Oscar a Mejor Actor). Y es que en esta película se nos presenta al que seguramente sea el mayor héroe de la historia del cine. Un bondadoso y amante padre que ha proteger a sus hijos del odio y la intolerancia de una sociedad racista, a la vez que defiende a un hombre negro de un asesinato que no ha cometido. Es la lucha de un hombre contra la sociedad.
La ganadora: Lawrence of Arabia (David Lean)

1950 - Sunset Boulevard (Billy Wilder)
Sobre esta me podéis decir lo que queráis. Me rebota. All About Eve es un joya, sin lugar a dudas, pero es que el cínico y certero análisis que realiza Wilder sobre un tema tabú que era el poder de Hollywood y la locura de un grupo de artista que durante la década de los 20 dominaron poco menos que el mundo es de auténtico pavor. Basado en la historia de no pocos actores o actrices que se aislaron de un mundo que ya no querían ni les querían, Wilder nos muestra los más escalofriantes detalles de un mundo casi perdido, pero que estaba a la vuelta de la esquina, como quien dice. En Sunset Boulevard.
La ganadora: All About Eve (Joseph L. Mankiewicz)

1957 - 12 Angry Men
No me hubiera gustado ser miembro de la Academia en 1957, ya que el número de obras maestras por metro cuadrado era superior al normal. Sin duda alguna The bridge on the river kwai es magnífica, y me cuesta justificar la película de Sidney Lumet sino fuera porque la maestría de este y la capacidad de tensión que provoca 12 hombres sin nada en común discutiendo en una minúscula habitación la vida de un hombre no tiene parangón. Tampoco Billy Wilder lo pone fácil con su Witness for the Prosecution. Que cada cual saque sus propias conclusiones. Me quedo con 12 Angry Men, y William Holden que era Dios.
La ganadora: The Bridge on the River Kwai (David Lean)

Estas son mis diez elegidas. Todo es opinable, y dudo mucho que alguien este de acuerdo conmigo en todas, pero es lo mejor, la capacidad de discutirlo a continuación. Os invito a ello.

P.D.: La número 11 es seguramente la que más dudas me despierta, y que en 1941 How green was my valley (John Ford) se llevó el Oscar, pero es que aquel año competía con la que para mi es la Mejor Película de la historia, Citizen Kane. Es en esta, creo, la única entrega de premio en la que soy incapaz de decantarme por uno, así que como cambiar la historia es algo imposible, acepto la elección de la Academia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...