miércoles, 24 de julio de 2013

Películas - Años 50: Cuentos de Tokio (1953)


TOKYO MONAGATARI (9/10)


Cuando hablamos de cine clásico japonés, hablamos de buen cine. Cierto es que consideramos notable el cine clásico de un país que no es Estados Unidos, Reino Unido o Francia porque principalmente solo llegan aquellas películas que se destacan por encima de la media. Pero en el caso de Japón contamos con un buen numero de joyas, obras de maestros como Kurosawa, Kobayashi, Mizoguchi, o en este caso, Ozu
Hablar de cine japonés es también hablar de un cine diferente al occidental. Mucho más pausado, que da más importancia a los detalles y a la propia reflexión del espectador mientras visualiza la película. En otras palabras, "lento". Y creo que el principal referente de este tipo de cine es Yasujiro Ozu. Bien es cierto que algunas películas de Kurosawa podemos apreciar un ritmo más lento de la historia, al menos este se aproximaba más al estilo occidental (algo criticado por su compañeros de profesión nipones). Yasujiro Ozu había alcanzado cierta fama antes de la Segunda Guerra Mundial por una de sus mejores películas, "He nacido, pero... (Y sin embargo hemos nacido)" de 1932; y tras el conflicto, volvió al mundo del cine con grandes trabajos como "Primavera tardía", 1949; y "El comienzo del verano", 1950; aunque si hablamos de su obra maestra, es sin duda la película sobre la que vamos a hablar hoy, "Cuentos de Tokio".
La cinta arranca con un matrimonio de ancianos que se disponen a partir en un largo viaje para visitar a sus hijos en Tokio. Al llegar allí, los hijos muestran claros síntomas de rechazo antes sus progenitores. La abismal diferencia generacional entre ellos, y el contrapuesto estilo de vida de la ciudad y el campo hace que los padres tenga que cambiar de casa de sus respectivos hijos, encontrando en ambas una clara muestra de incomodidad. Curiosamente, la única que los acoge con respeto, cariño y devoción en la viuda de uno de los hijos de la pareja que falleció durante la guerra.
El arrollador éxito de cintas como Amour (Michael Haneke, 2012) y Arrugas (Ignacio Ferreras, 2011) sirvió para reivindicar algunos películas clásicas que trataban con gran acierto un tema tan complicado y, a veces, dramático, como la vejez. Der Letzte Mann (F. W. Murnau, 1924); Make Way for Tomorrow (Leo McCarey, 1937); Vivir (Akira Kurosawa, 1952), además de la propia Cuentos de Tokio son sin duda algunas las mejores cintas que podremos encontrar de este género.
Lo que realmente debemos valoras de la cinta de Ozu, y puede que muchos no lo sepan apreciar (yo mismo fui incapaz en el primer visionado) es en la capacidad del director de aportar belleza y simbolismo a lo cotidiano, a lo rutinario. Como una simple y amena conversación entre un padre y un hijo dice mucho más de lo que parece. Las reacciones y el saber estar de cada personaje según la situación a la que se enfrenten. Los padres jamás muestran rechazo o disgusto hacia sus hijos. Llegan a comprender que ellos mismos son un estorbo, pero no les culpan en ningún momento. Ozu llega a hacernos sentir mal al identificarnos nosotros mismos con algunos de los hijos o yernos de los protagonista. Alguna vez hemos rechazado a algún miembro anciano de nuestra familia, no les hemos tenido en cuenta, o hemos mostrado poca paciencia. Personas que han vivido más que nosotros, que saben más que nosotros, que nos quieren profundamente, y cuya propia vejez para lastrar en ocasiones nuestro amor hacia ellos sin razón alguna.
Ozu nos traslada a una familia típica japonesa y nos la presenta con todo el cuidado y detalle del mundo. También nos hace ver las expectativas de los padres de camino a Tokio, y la cruda realidad, tanto para ellos, como para nosotros mismos, ante el trato de los hijos.
Si bien la cara más conocida es la de la actriz Setsuko Hara, actriz fetiche del director, son Chishu Ryu y Chieko Higashiyama el alma y corazón de un cinta inolvidable y considerada como de las mejores de la historia del cine, y de la filmografía japonesa.

Podéis ver la película aquí:

@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...