lunes, 10 de junio de 2013

Películas - Años 40: La dama de Shanghai (1947)


THE LADY FROM SHANGHAI (9/10)


Cuando se pronuncia el nombre de Orson Welles, inmediatamente se nos viene a la cabeza su ‘Ciudadano Kane’ (1941). Por otro lado, Rita Hayworth quedará en los anales de la historia como la seductora ‘Gilda’ (1946). Sin embargo, pocas veces es recordada, a primera vista,  ‘La dama de Shanghai’ (1947), cinta que rodaron juntos en la vida real un año antes de poner fin a uno de los matrimonios más talentosos de Hollywood.
“Sabía que estábamos haciendo un clásico mientras la rodábamos” dijo la actriz del film en el que –se rumorea que con un poco de despecho por parte del director- se cortó su espesa melena pelirroja, se tiñó de rubia y se enfundó en el papel de femme fatale. La verdad es que Hayworth no se equivocó en sus declaraciones, ya que ‘La dama de Shanghai’ ha conseguido hacerse un hueco en esa lista de películas que una vez vistas no puedes olvidar por todos sus matices.
Este film, el quinto de Welles, nos cuenta la historia de Michael O’Hara, un marinero irlandés que entra a trabajar en un yate a las órdenes de un famoso abogado, Arthur Bannister (Everett Sloane) que, junto con su esposa Elsa, arrastrarán al tripulante a una trama teñida de intrigas y crímenes. Como podemos adivinar por el argumento, esta cinta está enmarcada en la categoría de cine negro y cumple con todas las características de este género: por un lado, tenemos un guion bastante oscuro e intrincado que mezcla el deseo prohibido con misterio y crimen; por otro lado, la existencia de una línea muy fina en la que no distinguimos quién es bueno y quién es malo y nos volveremos un poco locos intentando adivinar cuál va a ser el siguiente paso de cada personaje; sin olvidar el papel de la femme fatale, encarnada en una poderosa Rita experta en complicar vidas; todo esto queda enmarcado en una atmósfera nublada en colores blanco y negro que creará el ambiente adecuado para ser el contexto de esta sombría historia.

Una de las razones que ha provocado que ‘La dama de Shanghai’  haya sido etiquetada como una de las joyas del cine clásico es, sin duda, la escena de los espejos -que evitaremos detallar aquí para sortear los spoilers- y su consiguiente final. Este suceso del film, recordado y copiado, está basado en otra secuencia de la película de Charles Chaplin, ‘El circo’ (1927), donde el mítico Charlot escapa de un policía en la sala de los espejos, precisamente, de un circo.

No te puedes perder esta cinta protagonizada por esta pareja de estrellas que lucen como nunca en este film, tristemente eclipsado por otras películas, pero no por ello olvidado por todos aquellos que la hemos visto. Si tú no eres uno de nosotros, no lo pienses más y disfruta cuanto antes de este inolvidable clásico.



@solocineclasico
@Peripecias58

3 comentarios:

  1. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
  2. qué lástima que lo haz bloqueado en Uruguay!

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa película, con secundarios geniales y un Orson Welles sumamente carismatico. Creo que Rita no ha lucido tanto en una película como en esta. Los dos tienen un feeling muy especial. La trama engancha desde el principio hasta el fin. La recomiendo totalmente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...