miércoles, 1 de mayo de 2013

Películas - Años 50: La Ley del Silencio (1954)


ON THE WATERFRONT (10/10)


Es curioso como elegimos a nuestros personajes favoritos de películas en ocasiones sin importar si es bueno o malo. Michael Corleone, Darth Vader, el Joker, Tony Montana... en este caso son todos villanos, y posiblemente de los favoritos. Tenemos el curioso caso de las películas de la mafia, donde los estereotipados y bruscos personajes principales despiertan en la mayoría un brote de respeto y admiración. No sólo por como viven, sino como actúan al margen de la ley. Y en especial un detalle, como se ríen de todos los currantes a los que explotan a través de los "sindicatos" que ellos controlan mediante la extorsión. Se me viene a la cabeza el personaje del jardinero en la serie de Los Soprano (1999 - 2006, HBO) en la que dos capitanes de la misma familia se peleaban por el jardinero y el que salía peor parado era él. O cuando estaban todo el día en la obra tomando el sol y robando los cables de cobre, mientras los demás trabajaban. Es algo que rara vez no aparece en las películas de la mafia.
Pues bien, de eso va en gran parte La Ley del Silencio. 

Terry Malloy (Marlon Brando), un ex-boxeador algo corto de entendederas, trabaja para la mafia portuaria y acaba de ser cómplice involuntario en el asesinato de un joven que se atrevió a enfrentarse al sindicato del crimen. Tras esto, presenciamos tanto el control que ejerce la mafia sobre el puerto y sus trabajadores, como el día a día de estos hombres que viven ante semejante presión. 
Entran en escena dos personajes esenciales, el padre Barrie (Karl Malden) que trata de ayudar a los estibadores a plantarles cara; y el de Edie Doyle (Eva Marie Saint), la hermana del joven asesinado que trata de averiguar como y porqué murió su hermano. Esta última conocerá a Terry, surgiendo un romance imperfecto ante la culpa de Terry por un lado, y la pena de Edie por el otro.
Ambos ejercerán una fuerte influencia sobre Terry, que poco a poco irá entendiendo hasta que punto Johnny Friendly (Lee J. Cobb) controla y explota a los estibadores del puerto de Nueva York. Esto le dará fuerzas para tomar una decisión que lo cambiará todo para siempre. 

El personaje de Brando es posiblemente uno de los mejor construidos por el actor en su carrera. Sin llegar a ser una mala persona, vemos a un tipo duro que oculta más de lo que parece. Tiene un lado bueno y sensible que Edie animará a brotar y a tomar decisiones duras y difíciles. Marlon Brando creo un personaje de carne hueso. Realista, atractivo y conmovedor. Un reflejo de su propio director en un entramado que comentaremos más adelante. Como digo, uno de los mejores de su carrera. 


Los secundarios no se quedan lejos. Eva Marie Saint, en el que fue su debut en el cine, es la razón por la que más de uno nos enfrentaríamos a la mafia. Como un personaje, a priori tan débil y sensible puede reflejar tanta fuerza y resistencia ante la maquinaria pesada de la mafia. Es gracias a ella, por la que encontramos momentos de auténtico lirismo junto a Brando. Lee J. Cobb (uno de mis secundarios de oro favoritos), Karl Malden, y Rod Steiger, muestran a las futuras generaciones lo que ha de ser un auténtico reparto.
Todo esto gracia a la soberbia dirección de Elia Kazan y el colosal guión de Budd Schulberg. Y esto es algo que acompaña a la leyenda de la cinta: En 1952, Elia Kazan participó en la famosa "caza de brujas" del senador McCarthy en la que dio nombres de artistas comunista. Esto le supuso el ostracismo por una buena parte de Hollywood. Lo que cuenta en esta película, (SPOILER) el rechazo a la que someten al personaje de Brando tras testificar contra Johnny Friendly, creyendo que era lo mejor, fue lo mismo que vivió Kazan tras su declaración. (FIN SPOILER)


Si bien la película no le sirvió como expiación artística, si que sirvió para que Kazan arrasase en Hollywood con su película, y que ahora forma parte de la historia del cine.
Fue la gran ganadora de los Oscar de 1954, llevándose los premios de Mejor Película, Director, Actor, y  Guión entre otros.
Además, posee una de las mejores escenas de la historia del cine. Uno de los momentos más hermosos jamás rodados en la relación entre hermanos.


Podéis ver la película online AQUÍ

@solocineclasico

4 comentarios:

  1. Una de mis películas favoritas. Un clásico maravilloso. Además de que Kazan la dirige con el mayor de los cuidados y entrega, el reparto completo brinda cátedra interpretativa. El final también me parecen soberbio.

    :)

    ResponderEliminar
  2. La primera actuación de ella en el cine? eso no lo sabía. Vaya que empezó bien!!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre es un placer volver a verla. Marlon Brando está perfecto, como bien dices, uno de los mejores papeles de su vida. Qué bendición cuando Hollywood mezclaba esplendidos actores, buenos guiones, historias coherentes y un director que sabía sacarle partido a todo ello.

    ResponderEliminar
  4. Es una de esas películas que tienen más mérito, sentido por el ambiente en el que se rodó.
    Dani, también de las mías ;)
    Gabi, yeeeah. Ante solo había trabajado en televisión.
    Merchi, totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...