lunes, 8 de abril de 2013

Sara Montiel nos ha dejado


Si este fin de semana fue el director español Bigas Lunas, esta semana no arranca mejor con la noticia de la muerte de Sara Montiel. La actriz y cantante deja este mundo con 85 años y un gran legado artístico a sus espaldas, destacando principalmente por El último cuplé, todo un éxito de taquilla en su época.
Desde este blog, vamos a centrarnos en su carrera cinematográfica en el periodo del cine clásico para recordar quien fue Sara Montiel.

María Antonia Aurelia Isidora Vicenta Josefa Abad Fernández, también conocida como Sara Montiel,  nació en Campo de Criptana, Ciudad Real, el 10 de marzo de 1928. Su familia era de origen humilde, por lo que se trasladaron a Orihuela, Alicante, tras la Guerra Civil española. 
Desde muy joven destacó por su belleza y cualidades artísticas, por lo que no tardó mucho tiempo en trabajar como actriz gracias a la ayuda de Vicente Casanova, influyente productor de cine y publicista. 
Su primera aparición fue en la película Te quiero para mí, como actriz de reparto y con el sobrenombre de Sarita Montiel. Su primer papel importante llegó en 1948 con Locura de Amor, de Juan de Orduña, en la que compartió escena junto al gran Fernando Rey. Otras cintas de aquella época fueron Bambú (junto a Imperio Argentina y Fernando Fernán-Gómez), La mies es mucha, Pequeñeces, y El capitán Veneno. Pero fue gracias a Locura de Amor, que Sarita se trasladó a México para realizar cintas como Cárcel de mujeres, Piel canela, Furia salvaje... allí se convirtió en una de las actrices más cotizadas del momento. Por lo que no tardó mucho en dar el salto a Hollywood. Su primera película fue Veracruz (Robert Aldrich, 1954) con un reparto encabezado por Gary Cooper, Burt Lancaster, y un joven Charles Bronson. Cuenta una anécdota de que Sara Montiel, sin dominar el inglés, confundió una frase que tenía que decir a Gary Cooper por "¿quieres acostarte conmigo?", a lo que el estadounidense respondió que sí con una gran sonrisa.

(junto a Gary Cooper)

Con Veracruz logró los indices de popularidad más altos que había conseguido una actriz española hasta la fecha. Rechazó un contrato estandar de siete años ante la posibilidad de encasillarse en papeles de hispana. 
Poco después llegó Serenade, co-protagonizada por Mario Lanza, Joan Fontaine y Vincent Price. La cinta fue dirigida por Anthony Mann, con quien contrajo matrimonio.
Durante el rodaje de la cinta conoció a Elizabeth Taylor y James Dean que rodaban Gigante en un plató cercano. Con Dean mantuvo un breve romance, y estuvo a punto de viajar con él la trágica noche del accidente que acabó con su vida.

(Mítica fotografía de James Dean y Montiel juntos)

Tras el rodaje de Yuma, dirigida por Samuel Fuller, volvió a España para protagonizar una película de bajo presupuesto de Juan de Orduña como favor personal al director. Era 1957, y la película sería su mayor éxito en España, El último cuplé. En esta cinta fue donde demostró su faceta de cantante. Tras esta cinta llegaron otros éxitos como La Violetera y Carmen la de Ronda.
Anthony Mann le ofreció dar vida a Doña Jimena en la épica El Cid, pero ella recomendó para dicho papel a una joven actriz italiana llamada Sophia Loren.
Con la llegada de la democracia a España, Sara aparcó su carrera como actriz para dedicarse plenamente a la música.
Otras de las famosas anécdotas que rodean la vida de esta celebre actriz, fue su "amistad" con Ernest Hemingway, con el cual aprendió a fumar puros.

 Desde SoloCineClásico recomendamos sus siguientes títulos:

Bambú (1945) de José Luis Sáenz de Heredia
Don Quijote de la Mancha (1947) de Rafael Gil
Locura de amor (1948) Juan de Orduña
El capitán Veneno (1950) de Luis Marquina
Cárcel de mujeres (1951) de Miguel M. Delgado
Veracruz (1954) de Robert Aldrich
Serenade (1956) de Anthony Mann
Yuma (1957) de Samuel Fuller
El último cuplé (1957) de Juan de Orduña
La violetera (1958) de Luis Cesar Amadori


@solocineclasico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...