miércoles, 24 de abril de 2013

Películas - Años 50: Las aguas bajan turbias (1952)


LAS AGUAS BAJAN TURBIAS 8\10


Hablar de un película de Hugo del Carril, amerita que se hable de él. Pero hablar de él, de toda su carrera y pensamientos, es algo que debe hacerse en post especial. Por lo que aquí, resumiremos en pocas palabras algo de lo mucho interesante que hay para hablar de él. Así que vamos a decir que Hugo del Carril no era solo el cantante de tango (Y que cantor!!!), fue además un prolífico director, actor, productor y guionista, además de ser un hombre comprometido con la realidad social.

Metiéndonos ya en la trama, nos encontramos con un drama social, que comienza quizá con poca fuerza y levanta en intensidad a medida que avanzan los minutos.
Muchas personas son llevadas a trabajar (algunas queriendo y otras a la fuerza) al otro lado del río Paraná, en los yerbatales.
El cuento es viejo y repetido: la promesa es grande, el resultado es aterrador.
Así es como ya desde el inicio, los lugareños hablan de ese engaño haciendo referencia a lo turbio del agua que baja de allí, de los yerbatales. Pocos han vuelto de ese trabajo, y la mayoría de los que volvieron, volvieron justamente como cadávares que traía el río.
Con esta introducción comenzamos la historia: Llega un barco, y ya ahora somos nosotros los espectadores, testigos de aquello que se contaba en la introducción. Es por esto también, que poco a poco la intensidad crece, porque ya conocemos a los personajes, no son solo historias de personas de las que no sabemos ni el nombre. Los protagonistas van contando sus historias, vemos su honestidad en mucho de ellos a travez de sus actos. Y vemos la humillación a la que son sometidos. Por supuesto entonces, nuestro interés crece.
Para terminar de enganchar, la película incluye a mitad de la trama, una historia de amor. Y ya el apuro por cambiar la situación es mayor. 

Lo que sigue, hay que verlo, pero vale destacar que los recursos que se utilizan son oportunos para generar empatía. Los paneos son puestos en los momentos justos. La música, también. Claro! Hugo del Carril no podía no cantar! Pero debo decir que no se abusa de esto. No es una película que se usa de excusa para que el cantor se luzca. No. Ante todo él esta ahí como director, y protagonista. El cantor esta medido, justo. Colabora con los climas que se necesitan, en los pocos momentos que aparece una canción.

Solo me quedé pensando ¿Dónde catso consiguieron un arpa en medio de ese lugar, donde los dueños no parecen muy amigos de las artes justamente?. Pero bueno, ahí esta el arpa en una fiesta. Claro que se podría decir que tiene un sentido simbólico, pero igual no me convence.

Como otra cosa negativa (quizá en la mayoría de las películas de esa época) se podría mencionar alguna tosquedad en los diálogos, alguna situación medio forzada actoralmente (la mujer acostandose en el granero, el ciego hablando al protagonista, algunos besos que mucho no me convencieron (ya sabemos que los besos en el cine fueron evolucionando, hasta se podría hacer un post sobre eso jajaja); y para terminar, justamente el final, que me resultó algo abrupto. Eficaz, pero abrupto.

Como cosa positiva, casi todo: la trama (que no deja de perder vigencia, sobre todo en algunos lugares del mundo); los actores, que todos aportan algo; la dirección artística (vaya tarea en aquella época para cualquier país que no fuese Estados Unidos), la dirección, y obvio, las canciones.
Un drama social y romántico con el que seguro se engancharan.

El Consejo: Recuerden que la intensidad crece con los minutos.

El Dato: También se ha conocido con el nombre “Infierno verde”.

Aquí podéis ver la Película Completa:



@solocineclasico

2 comentarios:

  1. "Solo me quedé pensando ¿Dónde catso consiguieron un arpa en medio de ese lugar,"
    Te recuerdo que una variedad de arpa es e Arpa Paraguaya, (a propósito el Arpa es el instrumento nacional de Paraguay), si bien la Película se desarrolla en Argentina, es en el llamado Litoral Argentino, una región estrechamente ligada al Paraguay y su población nativa. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Claro, mucha gente dice que el chamamé deriva de la polca paraguaya. No se si será tan así, pero es innegable su influencia.
    Basta con prender la radio a la mañana en misiones, norte de corrientes o en formosa...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...