lunes, 15 de abril de 2013

7 Películas Homenajes al Cine Clásico: The Artist, 2011


THE ARTIST (9/10)


Todos los que en mayo de 2011 seguíamos la sección oficial de Cannes nos llevamos una gran sorpresa al ver que entre las candidatas a la preciada Palma de Oro competía una película muda. Siempre es normal ver en un festival como Cannes una cinta que trata de romper con los cánones con mayor o menor éxito. El caso de The Artist es curioso, tanto en aquella ocasión, como en este especial de 7 homenajes al cine clásico
La película recibió un aluvión de críticas positivas. El público adoraba la cinta. El éxito estaba asegurado. 


LA PELÍCULA

Escrita y dirigida por el francés Michel Hazanavicius, la historia comienza en el Hollywood de los gloriosos años veinte, donde George Valentin (Jean Dujardin) es una de las más grandes estrellas del panorama cinematográfico. Acaba de estrenar una película, Un Affaire Ruso, obteniendo un enorme éxito, y sólo espera a su siguiente trabajo. Durante la noche de dicho estreno, una hermosa joven aspirante a actriz cae por accidente a sus píes, siendo ambos fotografiados y apareciendo al día siguiente en los medios. La chica, Peppy Miller (Bérénice Bejo), alentada por las portadas de las revistas con su foto, decide intentar conseguir trabajo en unos estudios de cine, mostrando un gran talento para el baile y la comedia. Es contratada para trabajar como extra casualmente en el rodaje de una película de Valentin, que al instante la reconoce y la recibe de muy grado. La pareja desprende una gran química, a pesar de que su escena a penas dura unos segundos. Valentin le da unos cuantos consejos a Peppy, como el del lunar, y ambos siguen caminos distintos.
Dos años después, Peppy ya es una de las grandes estrellas de Hollywood. Crítica y público están rendidos a sus píes, mientras que la carrera de George no está en su mejor momento. El cine sonoro acaba de aparecer a escena, y Valentin se muestra reacio a participar en ella, opinando que solo es una moda pasajera y que el público acudirá a ver su nueva cinta muda. Ante el rechazo de la productora, decide producirla, dirigirla y protagonizarla él mismo. El estreno es el mismo día que la última película de Peppy, siendo la primera un sonado fracaso, y todo lo contrario en el caso de la segunda.
Arruinado, olvidado, y en un estado lamentable, somos testigo de la caída de George Valentin, la gran estrella del cine mudo. El hombre, y la figura.


Estamos a priori ante lo que sería una historia interesante, entretenida, no muy original quizás, pero si correcta y atractiva para crítica y público. De ahí que la decisión de realizarla en un 99% como una película muda sea el gran acierto, y la gran cualidad de la misma. No hacen falta diálogos, solo unos cuantos carteles, la expresividad de los actores, lo sencillo de la historia, y la magnífica banda sonora de Ludovic Bource para ofrecernos algo inusual.


ANÁLISIS DEL HOMENAJE

Sin duda alguna, el tema central es la caída al olvido de una gran estrella del cine mudo tras la llegada del cine sonoro, recordándonos que la fama es pasajera, y que o te adaptas, o mueres.
En mi caso, es uno de los temas que más me fascinan del cine clásico, la transición de las estrellas del cine mudo al sonoro. Un tema perfectamente tratado en clásicos como Sunset Boulevard (El crepúsculo de los dioses, 1950) o Singing in the rain (Cantando bajo la lluvia, 1952), y sobretodo la reclusión de muchos de ellos en sus mansiones, o el rencor que guardaron durante años a Hollywood. Afortunadamente los hubo quienes, si bien no pudieron seguir sus carreras como actores, si trabajaron como guionistas, como es el caso de Buster Keaton, que realizó algunas apariciones estelares.
The Artist ha recibido un gran número de influencias, encontrándonos, no ante un caso en concreto, sino a unos cuantos. De ahí que esta película sea más un homenaje al propio cine, que a una estrella o película concreta, como si son el resto de este especial.
Para empezar, podemos decir que el caso más similar sea quizás el del actor John Gilbert. Gilbert fue una gran estrella del cine mudo. Protagonista entre otras de la segunda película más taquillera del historia del cine mudo, The Big Parade (El gran desfile, 1925). Pero su carrera cayó en declive tras el escándalo del día de su boda, donde Greta Garbo le dio plantón, y acabó peleándose con el producto Louis B. Mayer. Al llegar el cine sonoro, Gilbert no supo escoger, o bien no tuvo la oportunidad, películas acordes a su fama. Entre eso, y que su figura de galán mudo, era opuesta a la que presentaba en el cine sonoro, hicieron que el público dejase de tomárselo en serio. Sin embargo, fue precisamente gracias a Greta Garbo, cuya carrera había ido en ascenso, que obtuvo el papel protagonista en la exitosa Queen Cristina, (La reina Cristina de Suecia, 1933).

(John Gilbert junto a Greta Garbo)

Eso en el caso de transición del cine mudo al sonoro. En cuanto a la historia, además de la de Gilbert, nos encontramos una gran referencia a A Start is Born (Ha nacido una estrella, 1937), donde una joven aspirante a actriz consigue llevar a cabo sus sueños gracias a una antigua estrella caída en el olvido.
Luego además hay claros homenajes, o muestras de la influencia recibidas por películas como Citizen Kane (Ciudadano Kane, 1941) por la relación entre George Valentin y su mujer; Street Angel (El ángel de la calle, 1928), con Janet Gaynor, por la cinta "El ángel de la guarda" que protagonizada Peppy Miller; Seventh Heaven (El séptimo cielo, 1927) también con Janet Gaynor, por la escena de la camisa de Valentin; el número de baile final recuerda a los de los musicales protagonizados por Fred Astaire... y además, el propio director cita varias fuentes de inspiración como Sunrise: A song of two humans y City Girl, de F. W. Murnau; Four Sons, de John Ford; y The Crowd, de King Vidor...



RESULTADOS

La película, como dije anteriormente, fue todo un éxito. Fue la gran ganadora de la temporada de premios del 2011, incluyendo los Oscar, donde se llevó cinco estatuillas, incluyendo Mejor Película, Mejor Director, y Mejor Actor. Ha sido también, la primera película muda en ganar el Oscar a Mejor Película desde Wings, en 1927, la primera película que ganó dicho premio.
El público volvió a mostrar interés por el cine mudo, siendo el más claro ejemplo, la reciente Blancanieves, la gran triunfadora de los Goya de 2012.



Mañana: Ed Wood (Tim Burton, 1994)

#7homenajes
@solocineclasico

2 comentarios:

  1. Me fascinó!!! Además, en esa época estaba en pleno auge el tema de las estrellas como centro. Se seguián carreras de determinado actor, más que de directores o del tipo de historia. Y eso hace más fuerte el tema de la caída y subida de diferentes estrellas. Ni hablar que visto hoy tiene una cosa extraña, pero pensar en esos momentos, en los que el cine crecía, y que todo se movía todo el tiempo bajo sus pies, no era fácil mantenerse, porque justamente todo estaba por explorarse todavía!!!
    Y me voy diciendo que a mi también me recordó en parte a Candilejas ;)
    Mañanaaa... el gran Wood!!! :D :D

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha parecido curioso que The Artist y Blancanieves surgieran a la vez. La ceremonia de los Oscar de 2011 fue muy emotiva gracias a The Artist, que transmitía la magia del cine y nos trasladaba al pasado. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...