lunes, 4 de marzo de 2013

Películas - Años 60: Jules y Jim (1961)


JULES ET JIM (9/10)

Hoy quiero traer una de las obras maestras del cineasta gala François Truffaut, recordado por todos principalmente por La Nuit Americaine (1973), La peau douce (1964), y otras cuantas, pero que en aquel momento únicamente había llamado la atención con su ópera prima, Les 400 coups (1959), que no es decir poco.
Pero en 1961 nos regala una de esas películas que son casi más conocida por su misma fama que por su visionado. La imagen de los tres protagonistas corriendo por un puente en París es una de esas imágenes de culto que casi todo el mundo reconoce, pero que actualmente pocos reconocen como de la película de Truffaut. A mi también me pasaba hasta hace poco, lo reconozco.
En el París de 1912, Jules (Oskar Werner) y Jim (Henri Serre) son dos jóvenes que, siendo más que diferentes, se hacen amigos al instante. Amigos hasta un punto que uno, siempre va acompañado del otro como uña y carne. Son casi como un matrimonio.
Jules es alemán, una persona tranquila, amable, romántica, y algo tímida. Por el contrario Jim, francés, es atrevido, mujeriego, y lanzado. Ambos se complementan en cierto sentido, y Truffaut decide emplear los primeros minutos de la cinta en explicar la amistad entre ambos, y que el público los conozca algo mejor.
Esto es hasta que ambos conocen a Catherine (Jeanne Moreau), una joven alocada francesa con unos ideales muy claros, y una personalidad muy fuerte. Ambos se sienten atraídos por ella, pero es Jules, el tímido alemán, el que consigue su atención, su compañía, y finalmente, su mano. Jules sabe del pasado de Catherine, y como es de ese tipo de mujeres que no ve problema en estar con varios hombres, pero aún así, Jules confía en que todo cambie tras su matrimonio.
Estalla la primera guerra mundial, y ambos amigos han de separarse para luchar con sus respectivas naciones. Al acabar esta, Jim va a visitar a Jules y Catherine a su casa de campo donde ve que ha sido de ellos. 
Ambos tienen una preciosa hija, y viven en un paraje de ensueño, junto a las montañas. Quizás debido a eso, ninguno de los dos vive en la realidad. Conyugalmente están divorciados. Viven en habitaciones separadas, y no tienen más trato que el necesario, que es siempre educado y adecuado. Jules sigue loco por su mujer, y no la quiere ver partir lejos de él, así que por eso permite que Catherine tenga aventuras con otros hombres. Se esconde en el conformismo, sabiendo de la forma de ser de su mujer, y esperando que vuelva a él. Al llegar Jim, Catherine empezará a despertar en el francés, una pasión que este creía olvidada, aún en frente de su marido.

(La susodicha imagen)

Seguramente la cinta causó revuelvo y polémica en su momento, pero también tuvo una gran acogida desde el primer momento. El cine francés, al igual que el cine en muchos países, sufrió una revolución en los años 60, y Truffaut fue uno de sus artífices. Con esta libertaria obra de amoríos y engaños, trata de contar al recatado público una historia atípica para la mayoría de las personas, y que nada tenía que ver con el concepto de matrimonio o relación, salvo en caso en que los propios protagonistas hubieran guardado silencio para evitar un escándalo.
Podrías ponerle la etiqueta de ménage a trois a la cinta, pero es que Catherine no se conforma solo con dos. El director no desea que nos hagamos una idea de su protagonista femenina como alguien que buscaba sexo con cualquier en un acto desesperado o sin razón alguna. La misma historia lo explica, explica como ella no se enamoraba, no amaba a nadie por completo, sino que se siente atraída por cualidades de cada uno de los hombres que pasan por su vida.
Catherine necesitaba paz, tranquilidad y amor, y por eso se había casado con Jules. Luego necesitaba energía, pasión, desenfreno, y de ahí que empiece a tentar a Jim. No es la persona, sino lo que la persona puede ofrecerle con su caracter.
Mas no quiero terminar la criticar sin resaltar algo más de esta vanguardista película francesa, y es la amistad entre estos dos hombres. Cuantas amistades se han quebrado por un tercero del sexo opuesto. Lo que esta cinta nos cuentan, y no quiere desvelar mucho, es algo que supera los límites de la resistencia de una persona normal, sin embargo, Jules y Jim seguirán queriéndose, a pesar de todo. De ahí que el título de la cinta sea de los más acertado.

P.D.: Este es el principal tema de la banda sonora a cargo de George Delereu. Es preciosa!


Podéis ver la película online:


@solocineclasico

8 comentarios:

  1. Preciosa la banda sonora. Me gustó mucho esta película. Gracias por refrescar mi memoria. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. No he visto mucho de Jeanne Moreau pero lo poco que he viso que ha impresionado. Creo que es una de las mejores actrices del cine francés. Me han gustado más otras películas que esta, como 'Los 400 golpes' por ejemplo.
    Preciosa música! vGran compositor!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre Marcos, un gran placer. Si que es cierto que la banda sonora es magnífica!
    Manderly, has visto la noche americana? Para mi es la mejor de Truffaut! ;)

    ResponderEliminar
  4. Me quedo escuchando el tema... y con ganas de ver esta peli, Truffaut tiene una cuenta pendiente conmig (si, lo sé; yo con él ;) )

    P.D.:Me alegra volver a leerte.

    ResponderEliminar
  5. Hola!,alguien sabe donde puedo encontrar esta película online o para descargar?,vi una escena en youtube (la parte en la que Jeanne Moreau canta Le Tourbillon de la vie) y quedé automaticamente enamorado de esa escena,si alguien podría ayudarme le agradecería muchísimo,un saludo!

    ResponderEliminar
  6. No había oído hablar de esta película. Me quedo con aquella escena del paseo en bicicleta de Catherine y sus hombres.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...