viernes, 7 de enero de 2011

Películas - Años 60: Uno, Dos, Tres (1961)



ONE, TWO, THREE (9/10)


Quizás una de las últimas obras maestras del genio Billy Wilder, y seguramente de las más originales y brillantes.

La acción transcurre en mi amada Berlin, aunque en el lado occidental, en plena guerra fría. C. R. MacNamara es el representante de Coca-Cola en Berlin, y su objetivo es traspasar la frontera para comerciar el refresco en la Unión Sovietica y así ascender para alcanzar el puesto de sus sueños en Londres. Pero entonces se le presenta una nueva oportunidad, Scarlett, la alocada hija de su jefe, es enviada un tiempo a Berlín al cuidado de MacNamara. Este cree poder controlar a la joven, pero nada más lejos de la verdad, ya que se entera de que se ha fugado todas las noches para reunirse con un joven comunista, Otto, con el cual se ha casado. MacNamara consigue deshacerse de él hasta que descubre que la chica está embarazada; es entonces cuando la acción cobra una velocidad aún superior a la anterior teniendo el viejo y conservador capitalista rescatar al joven e idealista comunista para convertirlo en todo un caballero alemán ante la inminente llegada de su jefe para descubrir a su nuevo "hijo".

Puede que la comedia más famosa de Wilder sea "Con faldas y a lo loco", pero creo que esta es la mejor ya que es la que está mejor trabajada, mejor escrita, dirigida, y cuyo mensaje es más crítico que nunca. La película en si es una coña a la propia guerra fría, y ello lo vemos reflejado en los distintos personajes, estereotipos de ambos lados. El protagonista, MacNamara, como decía anteriormente, viejo y conservador capitalista, frio, calculador, visionario, ambicioso, algo verde con una secretaria despampanante; Otto, joven comunista que cree en la patria y en el partido por encima de todo; la joven Scarlett, joven, pija e ingenua americana enamorada del revolucionario ruso; los tres rusos de la misión comercial, divertido guiño a los tres rusos de Ninothcka, también escrita por Wilder.

El tipo de humor de la película, cínico a más no poder. Se ríe de todo y de todos. La situación entre las dos grandes potencias; los defectos de una y otra; sus personajes. Un chiste detrás de otro, a un ritmo que te deja sin aliento y que no te permite reír sin perderte el siguiente. Personalmente siempre he creido que Wilder lo dio todo con esta película, y el resultado es maravilloso. Una interminable serie de gags, juegos de palabras, guiños históricos (el ayudante de pasado nazi, sensacional). Y otro final perfecto, durante toda la película Coca-Cola, sí, pero al final Pepsi; ¿lo entendéis? TODOS reciben. No podía ser mejor.

En serio, la comedia perfecta para pasar un buen rato si tiene un mínimo de inteligencia y cultura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...