viernes, 8 de abril de 2011

Películas- Años 40: Rebeca (1940)


REBECCA (10/10)


Anoche soñé que volvía a Manderlay.

Estamos ante la primera incursión en el cine norteamericano de Alfred Hitchcock, y son películas como estas en su haber las que dan fe de porque su nombre está con lo de los más grandes cineastas de la historia.
De la amplia y extensa filmografía de Hitchcock, el primer puesto se lo otorgo a esta obra maestra de la narrativa y tensión. Sencillamente magnífica.
Al poco tiempo de perder a su esposa Rebeca, el aristócrata inglés Maxim De Winter (Laurence Olivier) conoce en Montercarlo a una joven humilde (Joan Fontaine), dama de compañía de una señora americana. De Winter y la joven se casan y se van a vivir a la mansión inglesa de Manderley, residencia habitual de De Winter. Pronto la señora Winter se da cuenta de que no puede borrar en su marido el recuerdo de su difunta esposa.
Para empezar, el desarrollo de los personajes es soberbio (no son pocos, son los necesarios). La joven e ingenua americana que acaba con un apuesto aristócrata británico; este mismo; la siniestra dama de llaves; el mayordomo; el mejor amigo del aristócrata; el rufián de turno; el comisario que está a punto de jubilarse; y el persona principal y mayúsculo, del cual no veremos ni una mísera fotografía, REBECA.
Es el personaje omnipresente, no aparece en ni una sola escena, pero no deja de estar presente. La película trata sobre una relación y su entorno, y nos encontramos ante un triángulo amoroso de dos, ya que el tercer miembro es Rebeca, la difunta esposa de Max. Todo aquel que la conoció no habla más que maravillas de ella. Era poco menos que una diosa mortal bajada de los cielos, cuya exquisita vida truncó el azar y una tormenta haciendo que se ahogara en el mar.
La joven americana ha de combatir el recuerdo de Rebeca y la sombra que le hace la misma difunta. No sólo con la familia o amigos de su marido, sino con los propios criados, los cuales adoraban a Rebeca y ahora se encuentran a una joven de su misma clase social en su puesto.
La tensión llega a ser brutal, con un desarrollo de la historia trepidante que hoy no quiero desvelar ya que espero que veáis la cinta y comprendáis mi euforia al hablar de esa joya.

Un detalle curioso es que el personaje de Fontaine aparece en la totalidad de la historia pero nunca sabemos su nombre. Justo lo contrario que el de Rebeca. Como si en cierto modo, su sino fuera convertirse en la nueva Rebeca.
La cinta logró 11 nominaciones haciéndose con dos, Mejor Fotografía en blanco y negro y Mejor Película, superando a película como Las Uvas de la Ira, Historias de Filadelfia o El Gran Dictador. Joan Fontaine, de la cual me enamoré perdidamente en esta historia, logró una nominación aunque no pudo hacerse con ella.
Y aquí os dejo con la anécdota de la semana. Laurence Olivier mantenía por entonces una relación con Vivian Leigh, a la que quería para el papel de Joan Fontaine. Al no conseguirlo, Olivier trató friamente durante todo el rodaje a esta. Hitchcock llegó a decirle a Fontaine que todo el equipo la detestaba, haciéndola más tímida e insegura, justo lo que él quería que reflejara el personaje.

Aquí podéis ver la Película Completa:

P.D.: El poster... era el que más me gustaba.

@solocineclasico

10 comentarios:

  1. De lo mejorcito del cine de siempre!!!
    Una de las cosas que más me gusta es precísamente que no sepamos el nombre de nuestra sufrida protagonista, cosa que hace que sólo se te venga un nombre a la mente: Rebeca.
    Hay muchas secuencias muy destacables. ¿Quién no siente escalofríos cuando la señora Danvers susurra: Escucha el mar.
    Como detalle curioso añadiré que de aquí salió precísamente el nombre de las chaquetas tipo rebeca, aunque no es Reba la que las utilizaba.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Buenísima!! una de película que deja su huella en tí por siempre. Cada escena está en mi cabeza y es de esos film que nunca me cansaré de ver.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, en este blog vamos de obra maestra en obra maestra. Hace poco tuve la oportunidad de ver "Rebecca" en "libros filmados" de la FNAC y asistir al coloquio posterior. Rebecca es el mejor protagonista inexistente de la historia. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Pues nada, te dejo mi reseña; y con eso te doy mi opinión

    "Esta es la película que catapultó al estrellato a la leyenda tras cámaras de todos los tiempos “Alfred Hitchcock”.

    El Maestro del suspenso nos trae esta historia, que desde el inicio aporta maestría por doquier, aquel plano secuencia inicial mientras la narración femenina cruza los caminos para llegar a Manderley es un prodigio visual que nos seduce con expectativa, para introducirnos en el mundo donde Hitchcock quiere tenernos atados hasta el final del largometraje.

    Poco a poco el argumento enfatiza una historia romantica-melodramatica, (de aquellas tan finas y clásicas que cualquier persona sucumbe) con toques cómicos que no hacen más que demostrar la riqueza argumentativa y estilista de la película, y ni falta hace mencionar que las interpretaciones de Joan Fontaine y Laurence Oliver son fundamentales para generar esta química perfecta en la pareja.

    Pero dentro de esta enigmática historia, el misterio y el suspense se apoderan del metraje, por medio de una presencia incomoda que empaña los planos, es aquella mujer llamada “Rebecca” de la cual Maxim De Winter enviudó, y quién más para lograr este prodigio visual, argumentativo, narrativo que Alfredo.

    Hitchcock; conocedor del mundo del Thiller y el suspenso, colocando la cámara en el mejor ángulo posible para crear la atmosfera más angustiosa y exasperante, en definitiva un genio (se que esto se ha dicho un millón de veces pero no está de más repetirlo)

    Las actuaciones son IMPECABLES, a la cabeza JOAN FONTAINE; una actriz que sorprende, enamora, que su sola presencia ilumina la pantalla, extraordinaria a más no poder; ¡no hay palabras!, estoy perdidamente enamorado de ella.

    Una excelente interpretación de Laurence Oliver, y un reparto excepcional, pero sobre todo hay que recalcar la soberbia interpretación de Juddit Anderson, una de las mejores secundarias de TODOS LOS TIEMPOS

    Una fotografía impresionante, especialmente para lo que quiere contar la sombría historia, la música de Franz Waxman acompaña magistralmente la progresión del metraje.

    Ganó el Oscar a mejor película y mejor fotografía aun así Alfred Hitchcock nunca recibió un premio de la academia como Mejor director: ¿por qué la academia no galardonó nunca a este genio?, nadie tiene la respuesta pero no hay duda que para convertirse en leyenda, una derrota injusta es mejor que una victoria inmerecida. Monumental HITCHCOCK.

    Una película perfecta, completa, hermosa, llena de suspenso, otro motivo para decir ¡QUE VIVA EL CINE, CARAJO!

    Mi nota es un 95887/10.

    Decirle Obra Maestra Es un insulto!, !por Favor!, ¡le queda corto!"

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. Quizás en esta película algo se erija como eje y de alguna forma catalizador de la historia. Manderlay, digamos que en si, es la esencia de la película

    ResponderEliminar
  6. ¿la mejor de Hitchcock? Y yo que pensaba que era un drama sencillo y siempre la dejo pasar, jajaja. Entre crítica y puntuación, no me queda otra que verla pronto ;D

    ResponderEliminar
  7. esta y Shadow of a Doubt son mis favoritas de Hitch....obras maestras! :)

    ResponderEliminar
  8. Grandiosa película del maestro Hitchcock, hace poco escribí un post sobre ella en mi blog, os dejo el link por si quereis echarle un vistazo.
    http://potipelis.blogspot.co.uk/2012/02/rebeca-en-mi-siguiente-post-voy-hablar.html
    Para mi es una pelí especial pues además se trata del primer film que vi de Hitchcock, un gran acierto jejeje. Muy buen post sobre esta gran película, enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  9. Yo la vi ayer, pues estoy en una exploración sobre cine clásico del 10 al 50 en blanco y negro. El minuto 44 al 44:30 mas o menos...vi una mujer extremadamente fresca al actuar jamás había visto tanta belleza femenina, delicadeza expresada en esos segundos en el cine de una manera tan fluida. Y la narración y la producción y la dirección y la actuaciones...impecables.

    ResponderEliminar
  10. La pelicula es genial,pero el libro es muy superior.Y el final ha sido cambiado,supongo que para que sonara bonito y no tan cruel.Porque el verdadero final es que Maxim de Winter le pegó un tiro en la cabeza a Rebecca en la casita de la playa y luego la metio en el barco y lo hundió.La mató porque estaba harto de las correrías de Rebecca y su mala vida,y porque se acostaba con Favell en la casita de la playa.No fue una muerte accidental,leer el libro,ella lo provocó diciéndole que estaba embarazada de Favell y que el bebé ilegítimo heredaría Manderley,cuando en realidad Rebecca tenía cáncer terminal.La mató a sangre fría y su nueva esposa,y el magistrado y Frank Crawley lo encubrieron por ser amo y señor de Manderley.No podían poner a un asesino en la pelicula,no quedaba elegante.Repito,película muy buena,libro mejor y más crudo y real.Rebecca De Winter es el personaje literario femenino (junto con Rebecca Sharp de La feria de las Vanidades, de Thackeray) más interesante que se haya creado.Nunca un personaje muerto tuvo más importancia que cualquier vivo,relegándolos a un lado como parafernalia.Cuando lees el libro,es en Rebecca en quién piensas,es ella la protagonista,y de un momento a otro parece que va a aparecer.Ella era la hermosa,la inteligente y la malvada a la vez.Magistral.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...