domingo, 3 de abril de 2011

Películas - Años 20: La Pasión de Juana de Arco (1928)



LA PASSION DE JEANNE D´ARC (10/10)





Lo primero que vemos son unos títulos sobre la música de la obra. Téngase en cuenta que se rodó en 1928 por lo que sencillamente nos dicen que la película inspiró al compositor Richard Einhorn para componer esta magnífica banda sonora que encaja, no solo a la perfección, sino que aumenta la intensidad y la emoción de la cinta a niveles seguramente impensables para su director.
Tras esto, y los primeros carteles presentando la cinta, aparecen otros acompañados de la primera melodía de la banda sonora:

Rodada en Francia en 1927 por Carl Th. Dreyer, La Passion de Jeanne D´Arc fue víctima de varias ordalías. Censurada antes de su estreno en 1928, el negativo original fue quemado en el fuego. Un segundo negativo reeditado por Dreyer con otras tomas también se perdió en el fuego.
Durante más de medio siglo, esta gran clásico del cine fue unicamente conocido en copias mutiladas, o una versión sonorizada la cual tiene poco que ver con la original.
Pero en 1981, una copia danesa original, completa y en muy buenas condiciones, fue milagrosamente descubierta en un armario de un institución mental noruega. Gracias a la ayuda de Ib Monty, Director del Museo Danés de Cine, y de Maurice Drouzy, quien reestableció el texto en francés, la Cinemateca Francesa ha sido capaz de reconstruir esta versión francesa, seguramente muy fiel a la original.
***
En la Cámara de los Diputados de París se conserva uno de los más extraordinarios documentos de la historia mundial: el diario de las sesiones del juicio a Juana de Arco, juicio que terminó con su muerte. Las preguntas de los jueces y las respuestas de Juana fueron trascritas al pie de la letra.
Leyéndolas descubrimos a la auténtica Juana... no a la Juana de armas sino a la sencilla y humana, una joven que murió por su país, y somos testigos de un drama sorprendente: una joven, piadosa muchacha enfrentada a un grupo de teólogos ortodoxos y poderosos jueces.

Que junto a la música aparezca una introducción sobre la película tan interesante hizo que se me pusiera la piel de gallina. Estaba tumbado en mi cama seguro de que me preparaba para ver una obra maestra, y de hecho fue así.
No podemos decir que sea una cinta biográfica al completo de la vida de Juana de Arco (1412-1431), como si podría ser la versión de Luc Besson; sino más bien centrada en el juicio celebrado contra Juana y su posterior ejecución.
A modo de introducción, Juana de Arco fue una joven francesa que dirigió a los ejércitos franceses en 1429 durante el Asedio de Orleans y otras batallas, logrando la victoria y la coronación del rey frances Carlos VII. Posteriormente fue apresada y entregada a los ingleses, los cuales la condenaron a la quema por herejía. Actualmente es la patrona de Francia y una de las principales figuras de su historia.
La película es, en casi su totalidad, un galería de primeros planos tanto de Juana (una bellísima y magnífica Maria Falconetti) como de sus jueces lo que plasma de modo más directo sensaciones como la ira, la angustia, el terror o la malicia.
Juana es interrogada sobre su vida y su relación con Dios, y creo que fue un gran acierto por parte de su director, Dreyer, basarse en las actas originales, ya que resulta emocionante revivir las auténticas respuestas de una figura como la de Juana de Arco y ver sus respuestas. Algunas con miedo, otras con duda, en ocasiones vemos entereza y pasión, temor e ingenuidad en otros, pero ante todo vemos a la auténtica Juana.
Es tal la belleza en la que se recrea, el ritmo de la cinta, esa ingente cantidad de primeros planos de Maria Falconetti, la música de Einhorn, la fotografía en blanco y negro, y el efecto que causa sobre el espectador la cinta que puedo decir que quizás sea de las mejores películas de la historia y pocos puedan recriminármelo.

(Editado el 03. 05. 2013)
Recientemente apareció en la novena posición de la prestigiosa lista de 50 mejores películas de la historia de la revista Sight & Sound. Y es que estamos hablando de uno de los documentos cinematográficos más importantes del siglo XX, y que junto a Sunrise: A song of two humans, y El Acorazado Potenkim, encontraremos en las listas de los críticos y expertos más prestigiosos y respetados del mundo.

¿Necesitáis más argumentos?

Y aquí podéis ver la Película Completa:



@solocineclasico

5 comentarios:

  1. Normal que se te pusiera la carne de gallina, a mí se me ha puesto de leer esta entrada y me ha encantado. No he tenido la suerte de ver la película así que muchas gracias por el enlace. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un placer Marcos, te la recomiendo de verdad.

    ResponderEliminar
  3. La pasión de Juana de Arco es una película que pese a ser del año 28, al verla, tienes la sensación de estar ante algo muy moderno, casi vanguardista. El montaje, las tomas extrañas, los primeros planos, todo ello crea una sensación de novedad y sorpresa para el espectador difícil de encontrar en películas de hoy en día. Es una película genial y fascinante, única, que debería ver todo el mundo. Gracias por la entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que buen post Sean!!! Me sumo a Carlos, es emocionante leer esta entrada, de principio a fín, imagino cuánto más será ver la película. La voy a ver pronto, siii, de hecho, recuerdo haber visto algunos fragmentos muy pequeños en un clase (por esto de los primeros planos).
    Me quedé pensando: "en un armario de una institución mental" ¿cómo habrá llegado hasta ahí? Los lugares donde se encuentran las copias de películas tienen historia en si mismos (siempre pensé en eso jejeje):)

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla de obra!! Hablamos de el año 1928 y su calidad sigue intacta con el paso del tiempo. Es una de esas obras que todo el mundo debería conocer.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...