miércoles, 28 de abril de 2010

Película - Años 30: Viva la Libertad (1931)


A NOUS LA LIBERTÉ (8/10)

El otro día Rene Clair y su película A Nous La Liberté (Viva La Libertad!) me mostró como incluso los mejores directores se inspiran en otras películas para armar sus obras maestras. Tiempos Modernos esa película por todos conocida, en la que Chaplin hacía una genial, maravillosa y perfecta metáfora de la pérdida del individuo en el periodo de entre guerras con el auge de la industria y la cadena de montaje, bebe mucho de esta película francesa hecha 5 años antes.
Y es que nada como las clases de cine (una asignatura que me justifica todo primero de Comunicación Audiovisual) para confirmar lo que ya sabía que me quedan muchas joyas por ver.


A Nous La Liberté es un film de 1931. Cinco años más tarde Chaplin construiría Tiempos Modernos con un punto de partida muy parecido. Las secuencias que Clair en la fábrica, así como el emblemático final con ambos protagonistas buscando el camino correcto, serían inspiración para el inglés para hacer su película. El director francés lejos de enfadarse por plagio, se sintió halagado de que un genio como Chaplin se basara en su película.
A Nous La Liberté nos cuenta la historia de dos compañeros de celda, Louis y Emile, en una cárcel que deciden fugarse. El plan no sale como lo habían planeado (nunca salen bien) y mientras uno consigue salir, el otro es atrapado por los guardas. Los años pasarán y sus vidas progresarán. Uno de ellos, el que logró salir de la cárcel, prosperará en el negocio de los toca-discos hasta llegar a tener una gran empresa con centenares de trabajadores explotados. Mientras que el otro conseguirá escapar de la cárcel y tendrá que encontrar la manera de sobrevivir en un mundo en plena evolución. El destino los vuelve a juntar en la fábrica dónde Louis, el propietario, lejos de haber cambiado se alegra de ver a su amigo y decide ayudarle en todo lo que puede.
El enorme cambio no solo económico que ocasionó la Revolición Industrial marcó un antes y un después en la sociedad. El cine se vio obligado a ejercer de testigo de la época mostrándonos este cambio. La deshumanización del hombre convirtiéndolo en parte de una manada (como expresa de manera genial Chaplin en Modern Times) era el tema principal de las películas más arriesgadas de la época. Con geniales escenas sobre las cadenas de montaje que después inspiraría a Chaplin para hacer uno de los mejores “bailes” de su mítico Charlot.
La comedia del cineasta francés Rene Clair no se queda ahí, además es un canto a la amistad entre los dos protagonistas. Una amistad que consigue romper la barrera entre pobres y ricos de manera un tanto ingenua y utópica, pero no por ello peor. Simpatía, sencillez y libertad son tres valores presentes en cada fotograma de la película. El film del cineasta francés además nos hace reflexionar con sobre las pequeñas cosas que nos hacen ser personas individuales y no un todo impersonal, un cielo, unas nubes, la mirada de una chica des del balcón.

Henri Marchand y Raymond Cordy son los protagonistas del film interpretando a Emile y Louis respectivamente. El primero con una mirada ingenuo y más instinto que cabeza intenta conseguir sus objetivos. Objetivos que están lejos del dinero o del materialismo necesario para progresar en la creciente nueva sociedad. Emile es un “bicho raro” en busca de amor, paz y libertad. Cordy interpreta a Louis un rico empresario que ha sido atrapado por el sistema. Pero el reencuentro con su amigo le hace replantearse su vida y se da cuenta que su amigo aunque ingenuo y en busca de una quimera imposible vive mejor que él.
La película de apenas 90 minutos de duración se pasa en un abrir y cerrar de ojos gracias a un ritmo envidiable y ágil. Una banda sonora inolvidable con las voces de los presos cantando a la libertad dan la guinda a una película imprescindible para un amante del cine.
Una comedia que se podría considerar musical, simpática, sincera y sencilla con buenas interpretaciones y magistralmente dirigido por Rene Clair.

miércoles, 14 de abril de 2010

Películas - Años 50: Bienvenido Mr. Marshall (1953)

BIENVENIDO MR. MARSHALL (9/10)



"Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esta
explicación que os debo, os la voy a dar. Que yo, como alcalde
vuestro que soy, os debo una explicación, y esta explicación
que os debo, os la voy a dar, porque yo, como
alcalde vuestro que soy...."


Seguimos con nuestro especial de cine clásico español. Lo mismo que la semana pasada comentaba una película trágica y dura, hoy he decidido girar 360 grados y hablar sobre una cómica y mordaz. Una que reuniera tanto el cinismo, como la picardía propia del pueblo español. Surgen unos cuantos títulos, pero la obra por excelencia que reune esas características, y que además fue la pionera, es sin duda alguna: Bienvenido Mr. Marshall.

Nuevamente, pongámonos en situación mediante un escueto resumen por mi parte: Tras acabar la Segunda Guerra Mundial Europa estaba completamente desolada y destruida. EEUU decidió poner un programa económico de ayuda al que apodaron "Plan Marshall". La mayoría de países europeos se vieron beneficiados por este programa excepto los del bloque comunista, y España. Aquí empieza la coña por nuestra parte.

Vayamos a la película: Villar del Río, un pueblo típico español (posíblemente castellano), espera con ansia la llegada de los americanos, tras el anuncio del Delegado de la región, para repartir las ayudas que están repartiendo por parte del famoso Plan Marshall. No saben nada excepto que les van a dar lo que ellos pidan (sin abusar!), y que han de prepararles un gran recibimiento.
La presentación de los personajes no podía ser más fluida y divertida. Están todos los prototipos típicos de los pueblos españoles: El Alcalde, el hombre más rico del pueblo, curiosamente sordo; el Cura, guía espiritual de sus feligreses, bonachón aunque firme; el Hidalgo del pueblo, noble pero pobre, claro guiño a nuestro querido Don Quijote; el Empresario que llega al pueblo, pícaro y emprendedor, aunque con demasiadas pretensiones y ensoñaciones de grandeza; la Maestra, inteligente, capaz y "soltera"; los comerciantes... todos ellos son los dirigentes del pueblo; todos ellos seguidos por el pueblo llano, agricultores, ganadores o peones sin ideas, aspiraciones o motivaciones, masas estancadas.

Ante el temor de que los demás pueblos puedan ofrecer a los americanos un recibimiento mucho mejor, ellos deciden mostrar algo atípico en un pueblo de la zona de Castilla, un recibimiento a lo andaluz (mi hermosa tierra). El empresario convence al Alcalde para decorar todo el pueblo como si fuera uno andaluz, además compran para todos los lugareños trajes de flamenco y gitanas... ("Tipical Spanish") Todo ello acompañado de una canción de bienvenida, la famosísima "Americanoooos, vienen a España guapos y saanos". El final es soberbio. Deja clara una cosa, a optimistas no nos gana ningún pueblo en la faz de la Tierra; los españoles somos expertos en reírnos de nuestras propias tragedias y pensar que tarde o temprano todo se solucionará. No diré más para los que no la hayan visto, en especial nuestros compañero de América Latina.


La cinta es una crítica, tanto hacia los Estados Unidos a modo de sátira y con "buen rollo" por el plan Marshall del que España, tras más de 10 años de dura pos-guerra, no se benefició en absoluto; cómo al propio régimen de Franco, con su política autocrática y de autosuficiencia, lo cual cerraba las puertas a cualquier ayuda del exterior. Quizás la censura no entendió esa última parte y la dejaron pasar pensando únicamente en el reproche hacia los yankees.

La película está dirigida por otro genio del celuloide patrio, Luis García Berlanga, de él ya comentaremos más películas en este especial; además de estar escrita por Juan Antonio Bardem y Miguel Mihura.
Se presentó al Festival de Cannes, ganando el Premio Internacional de la Crítica (para Berlanga), y una mención especial al guión.
Por mi parte hacer una mención especial a la actuación de Pepe Isbert, cómo alcalde Villar del Río. Alcalde, ricachón del pueblo, viejo verde, medio-sordo, inocente, y temeroso del Delegado... Esplendido!; y también al montaje que nos permite visionar la cinta de un modo cómodo y a gusto, con un ritmo muy bien marcado y progresivo.

Os dejo con unos cuantos vídeos que he encontrado en YouTube y que os permitirán saborear un poco esta pequeña obra maestra.

Bienvenidos Americanos:


Fragmento 2:


Fragmento 3, con la genial explicación del Alcalde:

sábado, 10 de abril de 2010

Películas - Años 50: Calle Mayor (1956)


CALLE MAYOR (10/10)


Dicen que Lorca fue el autor que mejor supo reflejar la agonía de las mujeres a principios de siglo. Clara prueba de ello son algunas de sus obras, en especial Bodas de Sangre, Yerma o La Casa de Bernarda Alba. Si Lorca consiguió eso en el teatro, Juan Antonio Bardem no se quedó lejos con "Calle Mayor", aunque el propósito del director no era únicamente ese. En una trama que esconde varios gritos de denuncia, el ingenioso director critica también el comportamiento sexista de la época en nuestro país; critica el estilo de vida, como se podía jugar con las costumbres y normas no escritas de modo que pudiesen a afectar de un modo inhumano a una inocente persona. La historia no podría ser más redonda.

A mediados de los años 50, en una ciudad de provincias, un grupo de amigos (corroborando el estereotipo de chulitos aburridos y crueles) deciden pasar el rato gastando una cruel broma a una solterona de 35 años del pueblo. Pongámonos en situación. En aquella época una mujer que pasaba de los 30 años y aún permanecía soltera difícilmente iba a encontrar marido, en tal caso quedaría en dicho estado para los restos. Era lo peor que le podía pasar a una mujer, ya que se les preparaba desde pequeñas para ser buenas esposas y dulces madres. Limpiar, cocinar, criar hijos y ser esposas comprensivas... Caso contrario era el de los hombres. Pero volviendo a nuestra historia, una mujer de 35 años, soltera, era el blanco perfecto para una cruel broma. ¿Cómo? fingiendo que uno de ellos la ama y que desea casarse con ella para después dejarla tirada después de haberla cortejado y una vez que ella se hubiera enamorado. ¿Podéis haceros una idea de lo que puede suponer para ella dicha noticia? Cuando prácticamente tenía asumido que viviría el resto de sus días sola (no literalmente) y que jamás tendría una familia le cae del cielo esta buena nueva dando a su vida un giro de 360 grados. El final, soberbio, duro, claro, te deja una sensación en el cuerpo no muy distinta a la de, quizás, Dogville. Quizás tan espléndido como el final sea el principio, donde a través de los ojos del intelectual de pueblo vemos como la masa ignorante (la mayoría) del pueblo se aburren y buscan entretenerse de los modos más corrientes, simples, y en ocasiones zafios.

Juan Antonio Bardem se decantó por la actriz americana Betsy Blair, recién nominada al Oscar por Marty. La actriz se mostró reacia en un principio por ir a rodar a la España de Franco, pero Bardem la convenció demostrándole que su película suponía una sutil crítica al régimen y a la mediocridad de la vida media en la España de Franco. Al poco de comenzar el rodaje en Palencia encarcelaron al director durante 15 días por "problemas políticos". Ante la negativa de Blair de que continuaran el rodaje con otro director, la producción acabó trasladándose a Cuenca y Logroño en distintos escenarios.
La censura intentó acondicionar la película con una voz en off introduciendo la cinta:

"Una pequeña ciudad de provincias.
Una ciudad cualquiera...en cualquier provincia...de cualquier país.
La historia que está a punto de comenzar... no tiene unas coordenadas geográficas precisas."

A continuación vemos la ciudad de Cuenca con sus famosas casas colgantes. Bardem 1, censura 0.

La "crítica realista" de Bardem y su análisis del comportamiento de las personas, y la sociedad en general, en extremos odiosos y crueles, nos recuerda que la crueldad no conoce límites. Nos recuerda que las personas somos un claro reflejo de nuestro entorno con sus más y sus menos, y que somos la primera amenaza para los que nos rodean llegados a un caso extremo.

La película ganó el Premio de la Crítica Internacional en el Festival de Venecia de 1956 y a punto estuvo de lograr el León de Oro en la categoría principal, aunque finalmente quedó desierta. También elegida por la Academia Española de Cine para representar a España en los Oscars, aunque finalmente no fue seleccionada. Aquel año ganó el Oscar en esa categoría La strada de Fellini.



@solocineclasico

jueves, 8 de abril de 2010

Especial: Cine Clásico Español

Este post va dedicado a todos los que afirman que durante el régimen en España no se hacía cine de verdad.

Decía Orson Welles en The Third Man:

"En Italia, gobernaron los Borgia durante 30 años y no hubo más que guerras, terror, matanzas; pero surgieron Miguel Angel, Leonardo DaVinci y El Renacimiento. En Suiza en cambio tuvieron 500 años de paz, democracia y amor, y ¿cuál fue el resultado? el reloj de cuco."
Clara muestra de cómo las personas sacan lo mejor de sí en los momentos difíciles.
Paradojicamente, suelo leer mucho a cerca de porque el cine español tiene el nivel tan bajo que tiene y en muchos epígrafes comienzan diciendo que el cine se corrompió durante la dictadura y que en España no se hacía "cine" durante dichos penosos años. Y yo pregunto ¿¿¿qué???

Decir eso es lo mismo que escupir en la cara de directores consagrados como Berlanga, Forque o Bardem, ambos comunistas declarados que con sus más y sus menos fueron capaces de dirigir películas en España durante dicha época. Por otro lado, soy de la firme opinión que durante dicha época, los directores y guionistas, sin ser financiados por las televisiones, sin tantas y tantas ayudas de los ministerios, sin la SGAE, sin sus privilegios y demás polladas, sacaron lo mejor de sí y dejaron una rica herencia cultural, cinematograficamente hablando, que muchos hoy no conocen o han olvidado. Cierto que existía la censura, negarlo sería un estupidez. Existía y era bastante fuerte, pero el que exista la censura en un país no hace que los artistas dejen de trabajar o que tenga que esforzarse de verdad para seguir creando. Que se lo digan a Chinos o a Cubanos.

Títulos como Calle Mayor, Bienvenido Mr. Marshall, El Verdugo, Muerte de un Ciclista, Plácido, Los jueves Milagro, El mundo sigue... cine que mostraba lo mejor y lo peor de los españoles. La personalidad, la aptitud, la picaresca, la envidia. Todo reflejado de un modo fidedigno, simple y magistral. Pero en España no se hizo cine durante el régimen, ¡no!

En los próximos días, y con el tiempo que disponga, me gustaría hacer un repaso de algunas de las mejores películas clásicas del cine español con mensajes claros y desgarradores, más propios del Neo Realismo italiano que otra cosa. Comenzaré con Calle Mayor de Juan Antonio Bardem, tío del que se trabaja actualmente a la Pene.

Os espero, sobretodo, para que dejéis vuestras impresiones y opiniones. Me gustaría que esto fuera algo comunitario, algo que pudiésemos construir entre todos.



@solocineclasico

domingo, 4 de abril de 2010

Películas - Años 60: La Gran Evasión (1962)

THE GREAT ESCAPE (8,5/10)


Nos encontramos en plena segunda guerra mundial y en el corazón de Alemania nazi. Un nuevo campo de prisioneros abre sus puertas, el Stalag Luft III, donde los principales oficiales y suboficiales de aviación británicos y americanos ver cercenados su libertad. Pero quizás el detalle más interesante de este campo sea lo que lo distinga del resto de campos de prisioneros, es el mejor. Es un campo diseñado expresamente para evitar fugas y evasiones, por lo que reciben a los soldados aliados con mayor historial de fugas. Pero estos, no pierden el tiempo, por lo que, haciendo honor a su más que sonada reputación, comienza la realización de tres túneles para fugar a más de doscientos prisioneros. Todo esta planeado al detalle, uniformes, visados, horarios de tren, mapas de carretera...

¿Será posible tal acción?, ¿hasta que punto puede la inventiva del ser humano serle de ayuda cuando se le priva de la libertad? Tendréis que juzgarlo vosotros mismos viendo The Great Escape, basado en hechos reales e hito de las cintas bélicas que abarca el cine clásico. Con un espectacular reparto encabezado por un inolvidable Steve McQueen en el papel de Hilts, perdón, Capitán Hilts, aviador norteamericano experto en fugarse de cualquier tipo de campo aunque poco más...
En ese mismo campo coincidirán casi toda la Organización X, un gran grupo de soldados aliados con experiencia en fugas. El jefe de dicho grupo es el comandante Roger Barlett (Richard Attenborough), el cual orquesta el plan en busca de organizar un nuevo frente en la propia Alemania para así combatir a los propios nazis y provocar un gran alboroto.

El resto del reparto está formado por estrellas como James Garner, Charles Bronson, Donald Pleasence, David McCallum y James Coburn entre otros.
John Sturges, su director, es el autentico Gran X de esta película al orquestar casi tres intensas horas de cine plus sin decaer en casi nada. Al igual que puede ocurrir en 12 Angry Men, el espectador acaba sintiendo la angustia y la agonía de verse encerrado en el campo de prisioneros y ansía respirar libertad junto a los actores. Los últimos tres cuartos de hora de la película casi no tienen nada que ver con lo anterior visto, pero son lo mejor de la película junto a las asfixiantes escenas de construcción de los túneles, "Tom", "Dick" y "Harry".

Espectacular también la banda sonora por parte de Elmer Bernstein y el tema principal de la misma.


Os apunto un par de curiosidades:
Se estreno el 4 de Julio de 1963 en Estados Unidos.
Steve McQueen gano el premio a Mejor Actor en el Festival de Moscú de la Unión Sovietica.
Aquí os dejo una página en inglés de la auténtica fuga.

Aquí os dejo el trailer:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...