miércoles, 14 de abril de 2010

Películas - Años 50: Bienvenido Mr. Marshall (1953)

BIENVENIDO MR. MARSHALL (9/10)



"Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esta
explicación que os debo, os la voy a dar. Que yo, como alcalde
vuestro que soy, os debo una explicación, y esta explicación
que os debo, os la voy a dar, porque yo, como
alcalde vuestro que soy...."


Seguimos con nuestro especial de cine clásico español. Lo mismo que la semana pasada comentaba una película trágica y dura, hoy he decidido girar 360 grados y hablar sobre una cómica y mordaz. Una que reuniera tanto el cinismo, como la picardía propia del pueblo español. Surgen unos cuantos títulos, pero la obra por excelencia que reune esas características, y que además fue la pionera, es sin duda alguna: Bienvenido Mr. Marshall.

Nuevamente, pongámonos en situación mediante un escueto resumen por mi parte: Tras acabar la Segunda Guerra Mundial Europa estaba completamente desolada y destruida. EEUU decidió poner un programa económico de ayuda al que apodaron "Plan Marshall". La mayoría de países europeos se vieron beneficiados por este programa excepto los del bloque comunista, y España. Aquí empieza la coña por nuestra parte.

Vayamos a la película: Villar del Río, un pueblo típico español (posíblemente castellano), espera con ansia la llegada de los americanos, tras el anuncio del Delegado de la región, para repartir las ayudas que están repartiendo por parte del famoso Plan Marshall. No saben nada excepto que les van a dar lo que ellos pidan (sin abusar!), y que han de prepararles un gran recibimiento.
La presentación de los personajes no podía ser más fluida y divertida. Están todos los prototipos típicos de los pueblos españoles: El Alcalde, el hombre más rico del pueblo, curiosamente sordo; el Cura, guía espiritual de sus feligreses, bonachón aunque firme; el Hidalgo del pueblo, noble pero pobre, claro guiño a nuestro querido Don Quijote; el Empresario que llega al pueblo, pícaro y emprendedor, aunque con demasiadas pretensiones y ensoñaciones de grandeza; la Maestra, inteligente, capaz y "soltera"; los comerciantes... todos ellos son los dirigentes del pueblo; todos ellos seguidos por el pueblo llano, agricultores, ganadores o peones sin ideas, aspiraciones o motivaciones, masas estancadas.

Ante el temor de que los demás pueblos puedan ofrecer a los americanos un recibimiento mucho mejor, ellos deciden mostrar algo atípico en un pueblo de la zona de Castilla, un recibimiento a lo andaluz (mi hermosa tierra). El empresario convence al Alcalde para decorar todo el pueblo como si fuera uno andaluz, además compran para todos los lugareños trajes de flamenco y gitanas... ("Tipical Spanish") Todo ello acompañado de una canción de bienvenida, la famosísima "Americanoooos, vienen a España guapos y saanos". El final es soberbio. Deja clara una cosa, a optimistas no nos gana ningún pueblo en la faz de la Tierra; los españoles somos expertos en reírnos de nuestras propias tragedias y pensar que tarde o temprano todo se solucionará. No diré más para los que no la hayan visto, en especial nuestros compañero de América Latina.


La cinta es una crítica, tanto hacia los Estados Unidos a modo de sátira y con "buen rollo" por el plan Marshall del que España, tras más de 10 años de dura pos-guerra, no se benefició en absoluto; cómo al propio régimen de Franco, con su política autocrática y de autosuficiencia, lo cual cerraba las puertas a cualquier ayuda del exterior. Quizás la censura no entendió esa última parte y la dejaron pasar pensando únicamente en el reproche hacia los yankees.

La película está dirigida por otro genio del celuloide patrio, Luis García Berlanga, de él ya comentaremos más películas en este especial; además de estar escrita por Juan Antonio Bardem y Miguel Mihura.
Se presentó al Festival de Cannes, ganando el Premio Internacional de la Crítica (para Berlanga), y una mención especial al guión.
Por mi parte hacer una mención especial a la actuación de Pepe Isbert, cómo alcalde Villar del Río. Alcalde, ricachón del pueblo, viejo verde, medio-sordo, inocente, y temeroso del Delegado... Esplendido!; y también al montaje que nos permite visionar la cinta de un modo cómodo y a gusto, con un ritmo muy bien marcado y progresivo.

Os dejo con unos cuantos vídeos que he encontrado en YouTube y que os permitirán saborear un poco esta pequeña obra maestra.

Bienvenidos Americanos:


Fragmento 2:


Fragmento 3, con la genial explicación del Alcalde:

5 comentarios:

  1. Me gusta mucho esta película. Coincido contigo y alabo tu acierto al resaltar la fluida presentación de los personajes, como en las mejores comedias americanas. Aciertas también al remarcar sobretodo al grandísimo Pepe Isbert. Recuerdo tantos papeles suyos. Hay uno que me gusta en particular además de éste. El que realiza en "Calabuch" como el hombre del faro. Definitivamente estamos ante una de las mejores obras del cine español, uno de sus mejores directores y además de todo esto Mihura y Bardem...¡casi nada!. Definitivamente el régimen franquista y su censura no entendió esta película. Un abrazo, gran reseña.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña!!! Lo cierto es que es un alivio que películas como éstas pasaran la censura y pudieran disfrutar de su merecido desarrollo, sobrepasando visiones patrias como las impuestas en la película "Raza".

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Es una película brutalmente buena, tanto, que sorprende que fuera la película de un primerizo. Y si, desde luego, Pepe Isbert estaba tremendo!!!

    ResponderEliminar
  4. Lo que no se entiende es cómo Berlanga pudo burlar la censura no solo de esta pélicula, sino también de "Plácido". Por otra parte, lo que admiro del cine de Berlanga es como es capaz de poner una puesta en escena, en donde cada personaje parece que va por libre, y ofrecer un conjunto cohesionado.

    LA GUARIDA DEL EREMITA

    ResponderEliminar
  5. jajajaja Genial! Berlanga era un genio! Y también a mi me soprendió que pasara la censura. y si comparto lo de los personajes, además estaba genial enc ada caso las expectativas. el momento del cura al respecto es genial, realmente. Acá la pelicula se dio tanto en ciclos en cine como en tv. Había otra, tenía algo que ver ocn vacas pero no recuerdo el nombre ahora...
    en fin, eso sí la escena del tren (no la que aparece acá arriba sino la "famosa" estaba ya presente en "kilometro 111" de 1938, de Mario Sofficci un director crítico también
    buen post y merecido rescate
    Saludos cinefagos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...