miércoles, 10 de febrero de 2010

Chicas del Cine Mudo: Barbara La Marr (1896-1926)



LA MUCHACHA DEMASIADO HERMOSA


Tenía aparcada mi sección favorita del blog desde hace tiempo, y os pido disculpa, a los que la seguíais, y a los nuevos seguidores del blog que espero os guste.
Tengo varios nombres recopilados para continuar, y hoy os quisiera hablar de una de esas figuras del cine clásico cuyo impactante y bello rostro colapsó las pantallas de las primeras salas de cine del mundo, Barbara La Marr.

Nacida el 28 de Julio de 1896, como Reatha Dale Watson, en el estado de Washington, la joven Barbara no comenzaría su andadura en el mundo artístico hasta los primeros años del pasado siglo, en los que actuaría, a la edad de siete años, en pequeñas pequeñas producciones locales. Siete años después ya era conocida por toda la audiencia americana.

Un suceso curioso acaeció en enero de 1913, cuando la hermanastra de Barbara, mayor que ella, la llevó "de excursión" con un hombre llamado C. C. Boxley. Condujeron en dirección a Santa Barbara, y al pasar los días, Bar se percató de que no la iban a dejar volver a casa. Finalmente la hermanastra la dejó regresar a Los Ángeles, después de enterarse que había sido acusada de secuestro y estaba en busca y captura. Este hecho fue publicado en periódicos y revistas, e incluso hubo juicio donde La Marr testificó contra su hermanastra.

Poseedora de una gran personalidad y un vivo sentido del humor, escribió una serie de guiones de comedia para su buena amiga, Mary Pickford, la cual la convenció para que trabajase también delante de la cámara. Esta aceptó la proposición y consiguió el papel de Milady de Winter, en Los Tres Mosqueteros, con Douglas Fairbanks. Aunque anteriormente había aparecido en The Nut, con el marido de Pickford.

A la edad de 17 años se casó por primera vez, aunque el matrimonio apenas duró un año. En los próximos doce se casaría otras cuatro veces, siendo el último con el actor Jack Dougherty.
Durante todos esos matrimonios, Barbara tuvo un gran número de amantes, tanto hombres como mujeres incapaces de resistirse a sus numerosos encantos.
Años después de su muerte se reveló que había tenido un hijo ilegítimo. El nombre del padre nunca se reveló. El niño fue adoptado por la actriz ZaSu Pitts, y rebautizado como Don Gallery.

Podríamos decir que el nivel de vida de Barbara la obligaba a trabajar desde temprano hasta la noche, cuando se iba a alguna de las numerosas fiestas de las estrellas de la época. Dormía una o dos horas, o quizás empalmaba noche y día y vuelta a empezar. Durante esa época se aficionó tanto a la heroína como a los narcóticos. Eso unido a un gran ímpetu y energía a la larga acabaron con todas sus fuerzas. En sus propias palabras, no dormía más de dos horas al día para disfrutar de la vida. Murió en 1926 a causa de una sobredosis. Tenía 29 años.

Y como siendo una triste, aunque afortunada costumbre, esta joven y preciosa actriz nos dejó un legado de películas que nos recordarán que tiene un sitio en el Olimpo de Hollywood, y bien merecido. Un lugar para uno de los rostros más bellos del celuloide de la época junto a Mary Pickford o Clara Bow.

Desde SoloCineClásico recomendamos los siguientes títulos:

The Nut (1921) con Douglas Fairbanks
The Three Musketeers (1921) con Douglas Fairbanks
The Prisoner of Zenda (1922) de Rex Ingram
Souls for Sale (1923) con Charles Chaplin y William Haines
Strangers of the Night (1923)
The Eternal City (1923)
The White Moth (1924)
The Heart of a Siren (1925)



P.D.: El vídeo merece la pena

1 comentario:

  1. Interesante entrada. No sabía nada de esta mujer. Me suena una de las fotos y el nombre. Pero no sabía nada de su vida y me temo que no he visto ninguna peli suya. Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...