viernes, 3 de julio de 2009

Películas - Años 60: El Hombre que Mató a Liberty Valance (1962)


THE MAN WHO SHOT LIBERTY VALANCE (9/10)



El Western es un género aun muy desconocido para mí, es un género que a priori no me sentía atraída, mucha arena, muchos animales, tabernas ruidosas, hombres sucios... pero claro no iba a dejar de verlos por cuatro prejuicios que tenía, y más viendo las obras maestras que hay en dicho género que tantas alegrías les ha dado a los americanos y que ahora parece que Ford, Hawks, Walsh, Wellman, Mann y los otros se han llevado el secreto a la tumba... y es que solo Eastwood ha sido capaz de revivirlo en condiciones en Sin Perdón (1992). Así que este verano pienso poner remedio a esto... y nada mejor que empezar por esta película: El hombre que mató a Liberty Valance un peliculón, uno de los mejores westerns con uno de sus máximos exponentes detrás de las cámaras: John Ford, y unos cuantos delante: James Steward, Lee Marvin y John Wayne.

Ransom Stoddard y su esposa llegan en tren a Shinbone, un pequeño pueblo de Arizona. Hubo un tiempo en que fueron muy conocidos, ellos y los demás habitantes del pueblo, antes de aparecer el ferrocarril, todos eran vecinos, ahora años después nadie se acuerda de unos acontecimientos que fueron claves para la historia de ese pequeño pueblo. Unos acontecimientos que como demuestra la última escena se convirtieron en leyenda, una historia de la que es complicado saber cuanto hay de verdad y cuando de inventado. Stoddard y su esposa no llegan por casualidad a Shinbone, llegan para ir a un entierro, el entierro de Tom Doniphan. Quién es ese? - pregunta el joven e ingenue periodista. Y para eso Stoddard, prestigioso senador de USA empieza a contar una historia que dejará a todos perplejos. La historia de como Liberty Valance y sus secuaces tenían atemorizado a todo el pueblo. La historia de Ransom Stoddard un joven abogado, idealista, que cree en la democracia, en la necesidad de abolir las leyes de los pistoleros y los cowboy, para instaurar una democracia segura donde nadie es inferior a nadie. Pero ya se sabe que no es fácil hacer cambiar la mentalidad de un pequeño pueblo y más si actuan por miedo a Valance. Pero Stoddard tendrá un gran apoyo, Tom Doniphan un hombre conservador que le cuenta a Stoddard que no es tan fácil como se cree, que le pone los pies en el suelo. Pero las firmes ideas del joven Ransom Stoddard convencerán a todo el pueblo y producirán el inevitable enfrentamiento entre viejos ideales y los cambios inevitables, Stoddard contra Valance.

La historia no es demasiado original, pero si está muy bien construida, los silencios en los momentos justos, las palabras justas, y una banda sonora que acentúa los momentos de tensión que hay muchos. Las secuencias de acción no son muchas pero están bien repartidas para imprimirle un buen ritmo al film, cosa que no se puede decir de la mayoría que simplemente se reservan para la media hora final.

Junto con la firme y buenísima dirección de John Ford, las interpretaciones consiguen darle muchísima fuerza al film y es que a parte de un reparto con personajes bastante arquetipados que cumplen su cometido a la perfección, como por ejemplo: Edmond O'Brian interpreta a Dutton Peabody, un periodista borracho que no quiere responsabilidades, Andy Devine interpreta al Sheriff del pueblo un hombre covarde, que siempre se esconde y solo aparece para llenar su estómago, Woody Scott que interpreta a Pompey y que sufre racismo - aunque es un tema que se toca muy por encima, y por último Vera Miles que es la chica de la que está enamorado el rudo Tom Doniphan y que acaba casada con Stoddard. En el film también vemos la aparición de un joven Lee Van Cleef, interpretando a la mano derecha de Liberty Valance que después se convertiría en alguno de los villanos más célebres de los westerns, y de los Spaguetti Western como en El Bueno, El Malo y el Feo. Lee Marvin interpreta a un inolvidable Liberty Valance, un hombre que se toma la ley por su propia mano, que se cree que con una pistola puede derrotar a todos. Un hombre sin escrúpulos que sigue sus propios principios que lo acabarán llevando a la tumba.

James Stewart demuestra que es capaz de intepretar el mismo tipo encantador que enamoraba a todo el mundo en las deliciosas películas de Capra en medio del viejo Oeste. Y es que cada vez estoy más convencida que James Stewart creó escuela, es de esos actores que siempre interpreta al mismo personaje pero que nunca hace una mala interpretación... actualmente en este grupo encontrariamos a Morgan Freeman o a Jack Nicholson... Sea como sea James Stewart hace lo que mejor sabe, dar vida a un joven idealista, que hace apología a la democracia estadounidense e intenta cambiar las viejas costumbres desde abajo, siendo un pobre lavaplatos y dando clases al pueblo para que lo apoyen antes de ejercer la abogacía, antes de convertirse en un importante senador americano. Y por último está John Wayne, el rey del western, que interpreta a Tom Doniphon, un tipo duro, práctico que aunque es consciente de que las cosas tarde o temprano van a cambiar, no le importa que se queden como estén. Para mí la mejor interpretación del film es la de John Wayne, pero eso es simple opinión muy subjetiva (los tres protagonistas están perfectos dándoles variados matices a sus personajes) quizás porqué la historia está contada desde el punto de vista del personaje de Stewart y él aparece menos, quizás porqué parece ser el personaje más misterioso, porqué nos falta información (¿por qué deja tan fácilmente a su amor a su compañero sin luchar por ella?...).

¿Porqué no le pongo el 10? Esta vez si tengo respuesta... y es que aunque es un peliculón como la copa de un pino, por momentos parece que nos intente vender la democracia americana como la mejor del mundo, como si quisieran hacer un panfleto publicitario en cubierto... es lo único que me sobra.

Como conclusión, un gran western, uno de los mejores, con tres actorazos de la talla de Lee Marvin (en Paint Your Wagon también está que se sale) y James Stewart y John Wayne que no necesitan ningún tipo de presentación. Todos ellos bajo la batuta del tipo cuya película le quitó el Oscar a Ciudadano Kane, bajo la batuta de John Ford. IMPRESCINDIBLE.

@solocineclasico
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...