domingo, 6 de diciembre de 2009

Películas - Años 50: Senderos de Gloria (1957)


PATHS OF GLORY (10/10)

No permitáis que la ambición se burle del esfuerzo útil de ellos.
De sus sencillas alegrías y oscuro destino;
Ni que la grandeza escuche, con desdeñosa sonrisa
los cortos y sencillos hechos de los pobres.
El alarde de la heráldica, la pompa del poder y
todo el esplendor toda la abundancia que da,
espera igual que lo hace la hora inevitable.  
los senderos de gloria no conducen sino a la tumba.
Thomas Gray (1716 - 1771)

La guerra. Resulta inevitable encontrarse con algún tipo de enfrentamiento, combate, campaña bélica, etc., a la hora de estudiar la historia. La guerra ha tenido una influencia directa durante toda nuestra historia para bien o para mal. El comercio, nuevos descubrimientos, avances tecnológicos, literatura, arte, todo ello relacionado con la guerra. Para entender a la sociedad del momento, hay que irse hasta la guerra de turno y ver como se actuó en la misma. Estudiar la Primera Guerra Mundial permite entender a las grandes potencias de principios del siglo XX, la influencia que venían arrastrando del siglo pasado, y las consecuencias posteriores. La película que os traigo hoy responde a más preguntas que, posiblemente, ninguna otra película bélica basada en la Primera Guerra Mundial. Y para empezar la crítica, he querido dejaros el contundente poema que inspiró a Humphrey Cobb para el título de su novela Paths of Glory (1935), escrita a partir de sus vivencias en el frente. Dicha novela no estaría exenta de polémica desde su publicación. A diferencia de otras novelas anti-bélicas del momento, Cobb fue uno de los primeros que atacó directamente, y sin adornos, a uno de los principales responsables de las terribles carnicerías producidas durante la guerra, el alto mando militar.
Años más tarde, un joven director neoyorkino llamado Stanley Kubrick adaptó la novela de Cobb a la gran pantalla con la ayuda de Calder Willingham y Jim Thompson, atraido por la historia de la ejecución de unos soldados escogidos al azar de todo un batallón para dar un escarmiento al mismo por "cobardía" en el campo de batalla.
Una vez terminado el guión, bastante fiel a la novela, Kubrick vio como todas las productoras rechazaban el proyecto. Incluso en un principio la United Artits declinó la posibilidad de trabajar con un material tan incendiario. Atraco Perfecto, la anterior película de Kubrick les había hecho perder unos 150000 dólares, y pesar de las buenas críticas recibidas, la productora no veía claro acometer un riesgo tan grande con un director que no les daba una mayor garantía de éxito. Sería gracias a la fuerte apuesta de Kirk Douglas, por el guión de Kubrick, que el proyecto saldría adelante, tras influir directamente en la United. 
 Francia, 1916. La historia cuenta el fallido ataque de una división francesa a una posición estratégica de los alemanes durante la Primera Guerra Mundial. El número de efectivos y el equipo táctico no es el adecuado para dicha operación, pero el mando lo tolera y permite la misma, firmando la segura sentencia de muerte de miles de soldados. En cuanto las primeras oleadas de hombres caen fulminados en mitad de tierra de nadie, el resto de los soldados permanecen en la trinchera sin avanzar. El General al mando decide dar un escarmiento a sus soldados y obliga a sus oficiales a que escogan a un hombre de cada una de las tres compañías como chivos expiatorios para ser fusilados. A partir de aquí comienza un juicio sumarísimo en el que el ejército juzga a estos tres hombres por cobardía, mientras que el coronel que dirigía a las tropas durante la carga, solicita encargarse de la fútil defensa de los soldados, condenados antes de comenzar el juicio. 
En la gran mayoría de las películas bélicas nos encontramos con un claro mensaje antibélico dibujado por los horrores de la guerra, el sufrimiento de las personas que se ven afectadas por la misma, etc. Senderos de Gloria no es la excepción, pero va más allá. La principal intención de Kubrick en este film es denunciar el poder megalómano, cruel y endiosado de parte del alto mando militar, responsable directo de las ingentes cifras de bajas humanas por la utilización de unas tácticas y un tipo de guerra absurdo. Miles de hombres que mueren por unos pocos metros de fango en apenas minutos, y que en ocasiones no tienen la preparación o el equipamiento necesario. Ideales conservadores en su vertiente más negativa como el orgullo, el honor, el prestigio, ciegan a estos militares que no ven las vidas que tienen en sus manos, sino el renombre que alcanzarán al tomar una colina cualquiera. De la misma manera, esta ceguera impide reconocer cualquier tipo de error o alternativa a sus acciones. Si se toma la colina, es gracias a él. Si la colina no se toma, es por culpa de los soldados, que influidos por el miedo, fueron incapaces de continuar. Esto se traduce en el juicio posterior a tres soldados escogidos al azar. El planteamiento del Coronel Dax, interpretado magistralmente por Kirk Douglas, es claro. La injusticia por la elección de esos hombres, y la culpabilidad del alto mando al plantear una misión imposible.
Esta cinta, junto a Atraco Perfecto y Espartaco, muestras a la perfección el cine de Kubrick en su etapa inicial. Un director correcto, muy técnico, pero que da una gran importancia al guión ante una clara falta de medios a causa de un presupuesto limitado. Elegantes movimientos de cámara, soberbio trabajo de fotografía por parte del alemán Georg Krause, el exhaustivo control de todas y cada una de las facetas del rodaje por parte de su director, la continua repetición de tomas a los actores, características propias del Kubrick que todos conocemos. La película se rodó en Baviera, ante las negativas por parte de EEUU y Francia de permitir su filmación. Vino acompañada, además, de una fuerte polémica desde su estreno en Europa, sobretodo en Francia y Bélgica, países donde hubo protestas por como retrataban al ejército francés de cobarde y déspota, al ver a sus soldados huyendo y a sus oficiales presenciando la retirada de sus hombres desde un castillo a distancia. La libertad es una cosa, y la insubordinación es otra, o sus hombres han muerto muy bien fueron frases que no sentaron muy bien, ya que fueron identificadas con los altos mandos franceses, que instaron al gobierno de aquel momento a que no estrenasen la película en el país galo.
Como curiosidad, y en referencia al majestuoso final de la cinta, en la cantina de los soldados, con una civil alemana cantando El Husar Fiel, su protagonista, la actriz Christiane Harlan, acabaría siendo la esposa de Kubrick.
Pero 1957 sería el año de El Puente sobre el ríoKwai (David Lean, 1957), genial cinta bélica que refleja de mejor manera el sentimiento bélico de la época, alejado de cualquier tipo de polémica o malestar. Sin embargo, la película ha ganado crédito con el paso de los años. Una mayor transigencia por parte de crítica y público, unido a la revalorización del cine de Kubrick tiempo después con sus principales películas, han colocado a esta cinta en el lugar que merece, como una de las mejores películas de todos los tiempos, y si me lo permitís, como mi película clásica favorita. Una bendita e imprescindible obra maestra.

Ver la película online aquí:


@solocineclasico

8 comentarios:

  1. Gran película. 10/10 para mí. Me dejó clavado en la butaca cuando la vi por primera vez en el cine siendo un chavalín. Clavado literalmente. La mejor película de... Kirk Douglas, que creo que es su verdadero "autor", o debería serlo...
    Y supongo que sabrás que Kubrick le entregó un segundo guión en el que los generales "salvaban" a los prisioneros de ser ejecutados. Cuando Kirk le dijo "qué mierda era ésa"... Stanley le dijo que necesitaba hacer una película comercial, y por eso había cambiado el final por uno más "feliz". Kirk le dijo que rodarían el final previsto del primer guión.
    Pero bueno, da igual quién fuera su autor... Una gran película.

    ResponderEliminar
  2. Guau, no conocía esa historia, de verdad, no tenia ni idea. Si se que Douglas estuvo muy implicado en el proyecto y que sin el no habria habido película. El tio vio una oportunidad de oro en el guión y la supo aprovechar.
    Si me encontrase alguna página donde confirmase la anecdota me encantaría publicarla.

    Un saludo y gracias!

    ResponderEliminar
  3. Vale. Fíjate que podría publicarla en el mío (ja,ja). Pero voy a ser bueno y te voy a decir dónde está esa historia. Aparece en la estupenda autobiografía de Kirk Douglas, El hijo del trapero (ahora no recuerdo la página, ya lo siento.)
    Esteve Riambau en su libro sobre Stanley Kubrick editado por Cátedra la vuelve a contar en su página 84 reproduciendo el texto de Douglas, y vuelve a hacer mención de ese otro "guión" en la página 140 de su libro.
    Si no tienes ninguno de los dos libros, pásame un mail y te transcribo el texto completo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gran película, sin duda, toda una maestra. De las mejores de kubrick.

    ResponderEliminar
  5. Lo de Alice Guy no lo conocía . Gracias. Y de SENDEROS DE GLORIA lo que más me impresionó es el final. La señorita alemana cantándole a los soldados frnceses...ME CONMOVIÓ HASTA LAS LÁGRIMAS

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. que final no' y que film... es una película Kubrick, en su totalidad... en la forma de filamrla está su encantó, los detalles sobre Kirk suman, no restan... que gran actor además... salu2

    ResponderEliminar
  8. Que gran película, 100% recomendable. Desgarradora hasta el ultimo minuto, para involucrarse emocionalmente en todo, me gusto el ritmo, los planos, te hace pensar. LLegue a sentir odio por los alto mandos. La perdida del idealismo como primer sintoma de la perdida de la humanidad, y los oficiales, quienes debieran ser los mas fieles representantes de aquello, lo carecen, para mi, una ironía del porte de una catedral. En fin Douglas un genio, espero leerme el libro. En la ultima escena ¿Qué canción es? Es hermosa. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...