martes, 16 de junio de 2009

Películas - Años 50: Cantando Bajo la Lluvia (1952) I


SINGING IN THE RAIN - (9'5/10)


Con los musicales pasa una cosa muy curiosa, o gustan mucho o los odian. Sus detractores la atacan porqué los números musicales solo sirven para parar la trama, que no sirven para nada, que para ver musicales mejor ir al teatro y no sé que burradas más. Aunque ahora me encantan los musicales, es más lo considero uno de mis géneros favoritos tengo que reconocer que yo me dejé arrastrar por la multitud de prejuicios que giran alrededor de dicho género. Pero eso solo fue hasta que vi precisamente Singing in the Rain, una película que sin duda se ha convertido en el musical más conocido de la historia por méritos propios. Fue a partir de ahí que me interesaron los musicales y empecé a devorarlos: Fred Astaire, Cyd Charisse, Gene Kelly...

¿De qué trata la película? Don Lockwood y Lina Lamont son la pareja famosa. Una pareja cinematográfica que los periódicos intentan que traspase la pantalla. Mientras el primero ha tenido que trabajar muy duro para llegar al reconocimiento final, Lamont ha sido siempre una diva con mal carácter. Su equilibrio se verá roto por dos golpes duros. Por un lado la aparición del cine sonoro obligará a los estudios a replantearse el gran cambio que supuso. Y por otro lado, Kathy Selden, una chica con un objetivo claro, ser actriz de teatro, no de cine pues esos solo ponen caras... Una chica que se meterá en medio de la pareja cinematográfica y a la vez será la solución a los problemas causados por la llegada del sonoro. Aunque se trata desde una perspectiva muy cómica, el film deja una interesante reflexión: la desaparición de muchas divas del cine mudo debido a su falta de dicción, a su voz o a que no encajaban en las voces que se supone que debían tener tales estrellas del firmamento Hollywoodiense. En el film se le saca todo el sentido cómico, pero fue un gran drama que sufrieron muchas de las actrices de los años 20. Ante la llegada del sonoro y el fracaso del primer pase del film, Selden, su enamorado Don Lockwood y su inseparable amigo Cosmo Brown deciden convertir la película que parecía que tenía fracaso escrito en el título en un musical.

Singing in the Rain funciona en todos los sentidos. Es mucho más que un musical, el film es una gran comedia, una gran historia romántica y un gran homenaje a un cine que si entonces ya quedó desfasado, hoy en día solo aficionados intentamos rescatar del olvido, si estoy hablando del cine mudo. Todo el mundo la haya visto o no, tiene presente la escena de Don después de despedirse de Kathy y en un arrebato de optimismo dado al amor que siente por ella se pone a cantar bajo la lluvia... Y todas esas magníficas coreografías, míticas las de Moses supposes his toeses are roses, los duos románticos que no abundan consiguiendo así un romance simpático y nunca demasiado empalagoso, las piernas de Cyd Charisse, las canciones unidas a las coreografías ideadas por el propio Gene Kelly consiguen convertirse en parte en un bloque unido y conglomerado, lejos de ser simples números desgajados sin vínculo de unión, como la mayoría de musicales actuales.

Que decir de las actuaciones que no se haya dicho ya... Gene Kelly se convierte en el protagonista, Don Lockwood, de esta mítica película no solo bailando y cantando sinó también ayudando al director Stanley Donen con las coreografías. Kelly se convertiria con el paso de los años con un icono del cine musical que marcó un antes y un después y que junto a Fred Astaire se han convertido en los dos intocables. En esta ocasión Kelly está acompañado por Debbie Reynolds como Kathy, el personaje femenino como la media naranja de Don y Donald O'Connor como Cosmo Brown el amigo de Don que aporta la gran parte de vis cómica que tiene la película y que ayuda al desarrollo ágil del film. Y como olvidar la fugaz aparición de Cyd Charisse y la interpretación de Jean Hagen en la piel de la siempre glamurosa Lina Lamont.


No hace falta decir que la banda sonora es una maravilla, al igual que la colorista fotografía de Harold Rosson y John Alton.

Como conclusión uno de los mejores musicales que demuestra que no se necesita una historia muy complicada para sacar un gran musical lleno de magia, una magia que hoy en día se ha perdido y se ha sustituido por el afán a ganar dinero, por eso cuando me preguntan si hoy en día se podría repetir una película como ésta, mi respuesta es muy clara No. Un musical, una película que forma parte del mito colectivo, una película que envejece muy bien.

Después de leeros esta crítica os estareis preguntando porqué no le puesto el 10, yo tampoco lo sé...

Podéis ver la películas online aquí:

@solocineclasico

4 comentarios:

  1. grandísimo musical.uno de los mejores de la historia. personalmente, me quedo con el recuerdo de Gene Kelly de su vida, en el que lo que vemos y lo que se nos cuenta es divertido y totalmente falso. grandísima película.

    un saludo,

    david( www.festivalesdecine.tk)

    ResponderEliminar
  2. Esta misma tarde espero unirme a vosotros jaja.

    ResponderEliminar
  3. buena eleccion gine, aunque espero con ganas tu critica d lo que el viento se llevo = )

    ResponderEliminar
  4. Pe li cu lón!, cuántas veces habrá sido emulada la escena del farol y la danza con el paraguas?? he visto el film millones de veces y no me canso. Y hablando de musicales, por favor que nadie me pise "Sombrero de copa" de Fred Astaire y Giner Rogers que tiene el tema musical más bello que he escuchado en mi vida "cheek to cheek"....próximamente XD.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...