sábado, 13 de junio de 2009

Películas- Años 40: Ladrón de bicicletas (1948)



LADRI DE BICICLETTE (10/10)



-Hay una cura para todo, menos para la muerte.

Tras las devastaciones de la segunda guerra mundial, surge el neorrealismo italiano; un movimiento cinematográfico mayormente apuntalado por directores como Roberto Rossellini, Luchino Visconti y Vittorio de Sica. Este último dirigió en 1948 El ladrón de bicicletas, un film que se llevaría el Oscar a la mejor película extranjera. Junto a El limpiabotas y Umberto D, este film participa de una trilogía donde las vicisitudes del hombre son recorridas desde su niñez hasta su vejez, y es que justamente el neorrealismo fue una verdadera conjunción de realismo social y arte crítico donde lo importante era manifestar las problemáticas de la post guerra de los sectores más desfavorecidos.

La historia entonces nos cuenta la difícil vida de Antonio Ricci (Lamberto Maggiorani), un hombre de mediana edad que tiene una familia a la que le cuesta mantener por falta de trabajo. Gracias a la agencia de empleos consigue un puesto municipal (algo así como un empleo de oro para la época) para colocar carteles en la calle siempre y cuando, claro, posea una bicicleta, herramienta fundamental para su cargo. Su mujer entonces empeña toda la blanquería que tiene para poder recuperar la bicicleta que su marido ya anteriormente había empeñado y Antonio comienza a trabajar. Las escenas donde se prepara para su primer día, su pequeño hijo ayudándolo a prepararse y su esposa cosiendo pacientemente la gorra del uniforme dan idea ya de a todo lo que este director apuntará: la dignidad del hombre. Mientras pega pacientemente sus primeros carteles, su bicicleta es robada en sus narices y de aquí en más el film nos mostrará la desesperación de un hombre y su pequeño hijo por recuperarla. La simbología es evidente, no es más que la desesperación por recuperar su dignidad, su futuro, su posibilidad de sacar su familia adelante.

Los recursos neorrealistas están ampliamente usados en El ladrón de bicicletas: abundantes exteriores, donde la ciudad de Roma se convierte en un intrincado laberinto de calles, barrios deslucidos por la guerra, los niños como testigos de la problemática social del momento y la labor de actores no profesionales. De hecho LianellaCarell, María Ricci, era una periodista desocupada, Lamberto Maggiorani, un obrero real y el pequeño Enzo Staiola, Bruno Ricci, un niño curioso que presenciaba la filmación y fue descubierto por el propio director. Así y todo las actuaciones son destacables, sobretodo la del pequeño Bruno, y las escenas deslumbrantes. Con momentos de simple silencio y pasividad escénica, De Sica muestra las tribulaciones de un hombre que desespera por no hundirse, de sacar a su hijo de la necesidad de trabajar en una gasolinera así con sus pequeños 5 o 6 años.

Llamado el cine de la desesperanza, El ladrón de bicicletas es una galería de las incontingencias de una época difícil, donde los hombres luchan entre sí para sobrevivir, la solidaridad tiene momentos esporádicos, y la necesidad es la vedette. Pero el film no solo muestra esto, también muestra (y esto es la que la eleva en sí) la relación de un padre con su hijo, el compañerismo y el sostén que se dan el uno al otro, la desesperación como generadora de malos ejemplos.

Este film era una deuda en mi haber, y ahora me doy cuenta porqué se habla tanto de ella dentro de lo que es el cine clásico europeo. Es uno de los Films con la escena final más perfecta, sensible, desgarradora y locuaz que he visto en mi vida. Una película con la que es difícil no sentir con los protagonistas, no adentrarse en ese mundo de la desesperación y desesperanza.



Podéis ver la Película Completa aquí:



@solocineclasico

8 comentarios:

  1. El cine clasico italiano, y en especial el neorrealista es el mejor genero q ha dado europa en su historia.
    Recuerdo q esta película me conmovió como pocas peliculas han hecho. He ahi q tuviese ese huequito en mi video d presentacion (momentos antes del increible desenlace) es una historia sobervia!

    ResponderEliminar
  2. AY!!!!! pero yo no pude ver el video Sean, me salta que está restringido para mi zona! pero sí es un peliculón!, Qué buenísimo ha quedado el encabezado!!

    ResponderEliminar
  3. mira una que tengo pendiente... Con criticas como esta no tardaré mucho en verla jeje.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  4. buena crítica, sólo quiero aportar dos cosas:
    - creo que el neorrealismo es un movimiento precioso y que marcó una época por unas características concretas. creo que la etapa de oro del cine español bebió mucho de los italianos. pero también creo que el movimiento por excelencia es la nouvelle vague.
    - coincido que el final es increíble. pero es algo que la censura española trató de modificar. cuando se van los protagonistas, en la versión española, aparece una voz en off diciendo: a partir de este momento, fueron felices. lo cual va contra el discurso de vittorio da sica.

    un saludo,
    david (www.festivalesdecine.tk)

    ResponderEliminar
  5. Esto es una verdadera obra maestra que debe admirar cualquier cinéfilo. Una muestra del realismo italiano despiadadamente real. Genial.

    ResponderEliminar
  6. Yo la vi ayer y he llegado aquí buscando cosas sobre la película. Lo cierto es que aunque al principio se me hizo un poco lenta, conforme avanza es imposible no verse atrapado por las vicisitudes de los personajes. No puedo estar más de acuerdo con la crítica.
    Un saludo. Es mi primer comentario por aquí.

    ResponderEliminar
  7. qué buena peli. pero lo de la voz en off con mensajes franquistas, añadido sólo en el doblaje español, de vómito.

    ResponderEliminar
  8. uff que película, madre mía! quisiera volver verla ahora de grande (tengo 26 años), pues de pequeño la vi hasta el hartazgo.

    acá en Argentina hay un diario titulado Página 12, en cuya edición dominical venía (o tal vez siga viniendo, ya no estoy al tanto...) adjunta una revista llamada Página 30. junto con esta última salieron durante unos meses, allá por los años 90 y tantos, una serie de películas clásicas en formato VHS, las cuales se conseguían abonando una pequeña suma adicional al comprar la revista. les nombro algunas de las películas que salieron, para que vean de lo que les estoy hablando: "Nido de ratas", "Robó, huyó y lo pescaron", "El pibe", "Tiempos modernos", "La familia", y otras tantas que no recuerdo ahora. la verdad, una colección notable!

    retomando un poco el hilo de mi comentario, recuerdo que mi papá nos sentaba a mi y a mis dos hermanas, siendo todavía muy niños, y nos hacía tragar horas y horas de clásicos como este jajaja la verdad que es una película preciosa, una perlita del cine italiano, que tantas obras gemas ha aportado a la historia del cine. diría que es "extremadamente recomendable", pero eso sería pecar de insensato, con lo cual voy a decir que es directamente una película obligada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...