miércoles, 20 de mayo de 2009

Películas – Años 50: El Crepúsculo de los Dioses (1950)


SUNSET BOULEVARD (10/10)

-Es Norma Desmond, de las películas mudas. Era un estrella.
-Y grande, pero el cine ahora ya no lo es.

Hay una frase que ciertamente me gusta por la reflexión a la que invita, y es ¿Quién vigila a los vigilantes? De la misma manera podríamos realizar una pregunta semejante extrapolada al mundo del cine, ya que si este se dedica a contar historia, ¿quién cuenta la historia de los que cuentan historias? La respuesta es similar en ambos casos. Y en el segundo, uno de los mejores cuenta historias de Hollywood, Billy Wilder, se atrevió con dicha misión.
Antes de la década de los años 50 ya habíamos tenido oportunidad de disfrutar de películas que usaban el cine, o personajes del mismo, como tema principal, como por ejemplo The Last Command (Josef von Sternberg, 1928), King Kong (Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, 1933), o Sullivan's Travels (Preston Sturges, 1941), pero jamás se había realizado una crítica tan mordaz tratando un tema practicamente tabú en el país de la libertad, las grandes estrellas olvidadas.
Traducida (acertadamente en mi opinión) en España como El Crespúsculo de los Dioses, esta cinta nos presenta a Joe Gillis, un arruinado guionista de Hollywood que mientras huye de sus acreedores  para salvar su bien más preciado, su coche, acaba en una de las viejas mansiones de Sunset Boulevard perteneciente a una antigua estrella del cine mudo llamada Norma Desmond. Esta lleva años recluida en su mansión con la única compañía de su mayordomo Max. La antigua estrella de cine descubre que Gillis es guionista y le pide que la ayude con un guión en el que lleva años enfrascada. Ante la oportunidad de trabajar para pagar sus deudas, y desaparecer durante un tiempo de sus acreedores, Joe acepta quedarse en la lúgubre mansión y ayudar a Desmond en el guión. Con el paso de los días, y embriagada ante la oportunidad de vivir una segunda juventud, producto de la ilusión de trabajar de nuevo en su obra, y la compania del joven guionista, Norma busca seducir al escritor. Joe, el cual empieza a acostumbrarse a la buena vida que le reportar estar al lado de la vieja actriz, se debate entre seguir con ella a pesar de no amarla, o huir con Betty, la novia de su mejor amigo, y a quien ve todas las noches para escribir un guión.
Me gustaría empezar por el título. Sunset Boulevard era, y es, una avenida con su historia ya en el cine mudo. Más concretamente desde 1911, cuando el primer estudio cinematográfico de la ciudad abrió sus puertas allí mismo. Cuando las estrellas del cine mudo comenzaron a ganar las ingentes cantidades de dineros que les reportaban sus películas, en el boom de los años 20, aquella avenida se vio invadida por gran cantidad de enormes y majestuosas mansiones. Todo el cotilleo y vida de los famosos fuera del plató transcurría allí, por lo que era normal la expectación que creaba dicha avenida.

Cuando Billy Wilder llegó a América se enamoró de la historia de esta, especialmente de la cinematográfica, por lo que cuando este se trasladó a Los Ángeles, sintió curiosidad por estas mansiones, algunas abandonadas, y otras aún con estrellas del cine mudo ya olvidadas que se habían aislado del mundo. Esto tiene su explicación. El cine sonoro acabó con la carrera de muchos de ellos, ya que fueron incapaces de adaptarse al mismo, por lo que muchos fueron olvidados, cayendo en la bebida o el juego. Cuando Wilder estudiaba esas mansiones con la mirada, ya en los años 40, podía sentir a esas antiguas estrellas detrás de la ventana, protegidos por una cortina que hacía las veces de muro divisor entre el mundo real y su propio mundo. Esto dio una idea a Wilder para escribir un atrevido guión junto a Charles Brackett contando la vida de una de esas estrellas olvidadas. Si lo más atrevido del guión no era la propia historia que contaba, si lo era las personas involucradas al proyecto. Para los papeles de las antiguas estrellas se pensaron en autenticas actores, actrices o directores del cine mudo caídos en el olvido.
Para el papel de Norma Desmond, una antigua gloria del cine mudo se pensó en alguna auténtica actriz que como la ficticia, hubiese sido una estrella en la época del cine mudo pero que con la llegada del cine sonoro hubiese visto eclipsada su carrera. Se barajaron nombres como los de Mae West, Pola Negri o incluso Mary Pickford, de la que hablaremos otro día en este blog. El caso es que Wilder le pidió a George Cukor que le sugiriese algún nombre, este nombró a Gloria Swanson, la cual fue una de las actrices más admiradas y reconocidas por su talento y belleza durante el cine mudo. Se dice que llegó a recibir 10000 cartas a la semana, además vivió en un palacio barroco estilo italiano en la década de los 20. Era perfecta, era igual que Norma Desmond, a excepción de que Gloria Swanson si se adaptó sin ningún problema a la llegada del cine sonoro, sino ya en el cine, si en la radio y en la televisión. Cuando Wilder la llamó dudo si aceptar o no el papel de Norma Desmond, por lo que nuevamente se pidió consejo a Cuckor, el cual, y cito textualmente: Si te piden que hagas diez pruebas, haz diez pruebas, o yo personalmente te pegaré un tiro, el papel de Norma Desmond es por el que serás recordada para siempre.
Otra estrella con un papel secundario, pero tan importante como el de Norma Desmond es el de Max Von Mayerling, que fue interpretado por Erich Von Stroheim. Max es el criado de Norma Desmond, pero posteriormente se descubre que este mayordomo fue en otra época un célebre director de cine y trabajó con Norma, de la cual fue su primer esposo. Curiosamente no hubo gran diferencia en la realidad, ya que Erich Von Stroheim fue un conocido y particular director de cine en la década de los años 20 que nos regaló clásicos como Greed, The Wedding March o Queen Kelly siendo Gloria Swanson protagonista en varios de sus films, además de su amante. Tanto Von Stroheim como Swanson perdieron el contacto a finales de los años 20 y volvieron a encontrarse para el rodaje de Sunset Boulevard.

Para el papel protagonista se pensó en un principio en Montgomery Clift, el cual llegó a ser firmar por 5.000 dólares semanales, durante un mínimo de doce semanas, aunque justo antes de comenzar del rodaje se retiró del proyecto. Adujo como excusa que el papel de un joven que enamora a una mujer mayor era demasiado parecido al que había representado en The Heiress (William Wyler, 1949) el cual le había parecido poco convincente. Furioso, Wilder le contestó: Si fuera un actor de verdad, podría resultar convincente haciéndole el amor a cualquier mujer. Al parecer el hecho de que en la vida real Clift estuviese manteniendo un romance con una mujer mucho mayor (la cantante Libby Holman) pudo haber influido negativamente en la elección de este papel. Por lo que Wilder se decantó finalmente por otro actor de gran personalidad que comenzaba a hacerse un nombre en la industria, William Holden. Poco más puedo decir de Holden salvo que es uno de mis actores favoritos desde siempre. Con el porte de Burt Lancaster, el toque malicioso de Kirk Douglas, y el carisma de Ray Milland, era el actor perfecto para un personaje escrito por Wilder. De hecho volverían a trabajar hasta en tres ocasiones más. Pocas, en mi opinión.
Para interpretar a Betty Schaeffer, un personaje totalmente opuesto al de Norma Desmond, necesitaban una actriz generacionalmente posterior a Swanson. El papel recayó en Nancy Olson., la cual había trabajado ese mismo año con Holden en Union Station (Rudolph Maté), y con quien volvería a coincidir en Force of Arms (Michael Curtiz, 1951), siendo estas seguramente sus tres películas más conocidas.
Quizás otro de los detalles más míticos de la película sea la escena de la partida de cartas, en donde Gillis describía a los amigos de Desmond como antiguallas del pasado. Estos no eran nada más y nada menos que otras estrellas del cine mudo que al igual que Desmond habían caído en el olvido. Estas estrellas fueron nada más y nada menos que Anna Q. Nilsson, H. B. Warner y mi muy queridísimo Buster Keaton.
El último papel que cabe destacar es el de Cecil B De Mille, el cual se interpreta así mismo en la película. El clásico director de cine, tanto clásico como mudo trabajo en la vida real con Gloria Swanson. En la película es exactamente igual pero cambiando el rol de Swanson por el de Desmond. Es su presencia en la película la que permitió nuestro deleite ante una de las citas más conocidas de la historia del cine.
- De acuerdo Mr. De Mille, ¡estoy lista para mi escena!

La película fue un éxito tanto para la crítica como para el público.No gustó, eso si, entre los sectores más conservadores de Hollywood, o entre aquellos a los que hace referencia indirectamente como Mary Pickford, o Mae Murray. Por poner otro ejemplo, el legendario productor de la Metro Goldwyn Meyer, Louis B. Meyer dijo durante un pase privado: -¡Ese maldito Wilder ha deshonrado a la industria que lo ha creado y alimentado!, ¡Deberían cubrirle de brea, emplumarlo y echarlo de Hollywood!! -A lo que Wilder, sentado detrás de Meyer respondió: -Señor Meyer, ¿por qué no se va a la mierda? Me llamo Billy Wilder y estoy orgulloso de esta película.

La película estuvo nominada a 11 oscars, entre los que podemos destacar Mejor Película, Mejor Director, y Mejor Actor, Actriz (secundarios también), ganando únicamente tres, entre ellos Mejor Guión Original. Aquel fue el año de All Abouts Eve (Eva al desnudo), película de temática similar al El Crepúsculo de los Dioses, aunque acerca del mundo del teatro.
Como anécdota final, en un pase previo de la película en Evanston, Illinois. El metraje inicial empezaba con Gillis en el depósito de cadáveres contándole a los fiambres como había muerto. Segun Wilder esto fue lo que pasó: La gente empezó a levantarse e irse. Yo me fui también. Bajé por la escalera, hasta los aseos, y vi a una señora de unos sesenta años, con un sombrero, que se volvió hacia mí y me dijo: "¿Ha visto una mierda semejante en su vida?" Y yo respondí: "Francamente, no".

editado el 05.04.2015

@solocineclasico

5 comentarios:

  1. Me ha encantado el primer post de este blog. Yo también soy Keatoniana. Creo que la mejor parte de toda la pelicuala es cuando sale Buster Keaton, tube que verla varias veces.
    Esta pelicula me gustó mucho. El que peor me cae de toda la pelicula es Gillis, me parece un aprovechado y un gilipollas.
    Espero que los siguientes post sean tan buenos como este o mejores.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Waw! Sean me has dejado anonadada!. Excelentísimo primer post. Inmejorable el estreno de este blog por la elección del film, la forma de abordarlo y la profundidad en su comentario.
    Te felicito!! quedo esperando por más!

    ResponderEliminar
  3. Un 10 redondo para una de las mejores peliculas clasicas de la historia. Genial Billy Wilder

    ResponderEliminar
  4. Buenisimo!!!!!!!! Aplausos y más aplausos a esta inauguración!!!!!!! Que completo post!!!
    Y que bueno lo de "ATENCION SPOILER" "FINAL SPOILER" se agradece!!!!!!!!, aunque debo reconocer que se me iban los ojos, ajjajajajaja.
    Y, claro, ahora me voy a dar más cuenta todavia, de todas la películas que no vi!!!!!! jajajajaja, a ver si me voy poniendo al día con el cine clásico!!!! Esta peli, por ejemplo, la he visto en dvd en mi videoclubamigo!!!!!, Asi que pronto la alquilo!!!!!!!
    Saludos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! Vengo a contarte que vi la peli!!!!
    Gracias por recomendarla, muy buena pelicula!!!
    Como ya te he dicho, yo aqui voy a aprender mucho de cine clasico, si, asi que me dispongo a seguri tus recomendaciones!!!
    Y me quede con ganas de ver tooooooodo el material extra que traia el dvd, que por una cuestion de tiempo, tuve que devolver la peli sin ver los extras grgrggrgrgr
    Saludos!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...